Síguenos en Twitter y descubre la imagen cada día:

«
M27: La nebulosa Dumbbell
»

La primera pista que nos indica en lo que se transformará nuestro propio Sol fue descubierto inconscientemente en 1764.

En esos tiempos, Charles Messier estaba elaborando una lista de "molestos" objetos difusos para no ser confundidos con los "interesantes" cometas. El objeto número 27 de la lista de Messier, ahora conocido como M27 o la nebulosa Dumbbell, es una nebulosa planetaria, el tipo de nebulosa que producirá nuestro Sol cuando la fusión nuclear se detenga en su núcleo.

M27 es una de las nebulosas planetarias más brillantes del cielo, y se puede ver con prismáticos en la constelación de Vulpecula.

La luz proveniente de M27 tarda en llegar hasta nosotros unos 1.000 años.

El comprender la física y la relevancia de M27 estaba fuera del alcance de la ciencia del siglo XVIII. Incluso hoy, muchas cosas son un misterio en nebulosas planetarias bipolares como M27, incluyendo el mecanismo físico por el que las estrellas poco masivas expelen su capa exterior gaseosa, quedando una enana blanca caliente de rayos X.


blog comments powered by Disqus