Síguenos en Twitter y descubre la imagen cada día:

«
La Nebulosa Planetaria de la Araña Roja
»

Oh, vaya telaraña enmarañada puede tejer una nebulosa planetaria. La Nebulosa Planetaria de la Araña Roja muestra la compleja estructura que puede resultar cuando una estrella normal expulsa sus gases exteriores y se convierte en una estrella enana blanca. Oficialmente etiquetada como NGC 6537, esta nebulosa simétrica de dos lóbulos aloja una de las enanas blancas más calientes nunca observadas, probablemente como parte de un sistema de estrellas binario. Los vientos internos que emanan de las estrellas centrales, mostrados en el inserto central, han sido medidos con velocidades superiores a 300 kilómetros por segundo. Estos vientos calientes expanden la nebulosa, fluyen a lo largo de sus paredes y provocan que el gas y el polvo colisionen.

Los átomos atrapados en estos golpes de colisión irradian la luz mostrada en la fotografía superior en colores simulados.


blog comments powered by Disqus