Síguenos en Twitter y descubre la imagen cada día:

La vela solar

por Créditos: NASA/MSFCIllustration

Hace casi 400 años, el astrónomo Johannes Kepler observó que las colas de los cometas eran empujadas por una brisa solar y sugirió que los barcos podrían navegar del mismo modo por el espacio, utilizando las velas adecuadas. Ahora es bien sabido que la luz del sol provoca una fuerza que mueve las colas de los cometas, y una gran vela reflectante podría ser un medio muy practico de propulsar una nave espacial. De hecho, la ilustración superior representa un concepto que está siendo investigado por la NASA actualmente para desarrollar una sonda interestelar que sea empujada por la luz solar que se reflejaría en una vela ultrafina. Con un ancho de casi medio kilómetro, la frágil vela solar sería desplegada en el espacio. La presión contínua de la luz del Sol aceleraría la nave hasta cinco veces más que los cohetes convencionales — ¡sin necesidad de combustible! Si una nave así se lanzase en 2010 podría alcanzar a la Voyager 1, la nave más distante de la Tierra que roza ya el espacio interestelar, en 2018, atravesando en 8 años la distancia que la Voyager recorrería en 41.


blog comments powered by Disqus