Síguenos en Twitter y descubre la imagen cada día:

Una Bola de Fuego Leónida 1999

por Créditos & Copyright: Arne Danielsen
«
Una Bola de Fuego Leónida 1999
»

La mayoría de los meteoros Leónidas son restos de cometa, cuyo diámetro va desde menos de un milímetros hasta varios centímetros, los cuales producen la lluvia anual de las Leónidas. Estos granos cósmicos de arena y grava nos brindan un show espectacular. ¿Cómo puede algo tan pequeño generar tanta luz? La respuesta es su velocidad, estas partículas entran a la atmósfera de la Tierra a alrededor de 71 kilómetros por segundo. La alta velocidad de colisión con las moléculas del aire hace que el material meteórico se desintegre en átomos y electrones. Cuando los electrones se recombinan con los átomos se emite luz. Este impresionante ejemplo de un brillante meteoro Leónida 1999 fue fotografiado mientras rastreaban las estrellas el 18 de Noviembre, cerca de Dagali, Noruega. Las dos estrellas anaranjadas son familiares estrellas gigantes Betelgeuse (izquierda) y Aldebarán.


blog comments powered by Disqus