Síguenos en Twitter y descubre la imagen cada día:

«
Sección de corte de Calisto: hielo, roca y ¿un océano?
»

Al rebasar las lunas del majestuoso gigante gaseoso Júpiter, la Voyager y la Galileo nos han enviado pruebas tentadoras sobre la existencia de un océano de agua líquida bajo la superficie de Europa. Ahora los investigadores nos cuentan que hay indicios de que es posible que la castigada luna joviana Calisto albergue también un océano bajo su superficie. Esta sección de corte de Calisto muestra una gruesa banda blanquecina de hielo de 200 kilómetros de espesor bajo la superficie del satélite. El supuesto océano – marcado por la raya azul claro – sería potencialmente una capa de agua salada líquida de 10 kilómetros de grosor; mientras, el resto del interior sería una mezcla de roca y hielo. ¿Porqué un océano salado bajo la superficie? Las medidas magnéticas realizadas durante los sobrevuelos de la Galileo señala hasta ahora que el campo magnético de Calisto es variable, al igual que se comprobó en Europa, y una posible explicación es que Calisto también posea una capa líquida bajo su superficie. Si el líquido fuese agua salada podría conducir fácilmente corrientes eléctricas y producir el campo magnético cambiante.


blog comments powered by Disqus