Síguenos en Twitter y descubre la imagen cada día:

«
Violento resto de Supernova, N63A
»

¿Qué ha dejado esta supernova tras de sí?

Tan sólo 2000 años atrás, luz de una masiva explosión estelar en la Gran Nube de Magallanes (Large Magellanic Cloud – LMC) llegó por primera vez al planeta Tierra.

La LMC es una galaxia vecina cercana a nuestra Vía Láctea y el violento frente de explosión ahora se ve en acción, destruyendo o desplazando nubes ambientales de gas, dejando a su paso nódulos relativamente densos de gas y polvo.

Lo que queda es uno de los restos de supernova más grandes en la LMC : N63A.

Muchos de estos nódulos densos supervivientes se han visto comprimidos y puede que en el futuro se contraigan para formar nuevas estrellas.

Algunas de estas estrellas resultantes podrían explotar en una supernova, continuando el ciclo.

La fotografía superior es un acercamiento a uno de los restos de nódulos de polvo y gas más grandes en N63A tomada por el Telescopio espacial Hubble .

N63A se extiende alrededor de 25 años luz y queda cerca de 150.000 años luz de distancia de la constelación de Dorado hacia el Sur.


blog comments powered by Disqus