NGC 2403 en Camelopardalis

NGC 2403 in Camelopardalis
Créditos de imagen & Copyright: Eric Coles yMel Helm

NGC 2403 en Camelopardalis
Pulsa en la imagen para agrandarla.

El magnífico universo-isla NGC 2403 se encuentra dentro de los límites de Camelopardalis, la constelación del cuello largo. A unos 10 millones de años luz de distancia y con un diámetro de unos 50.000 años luz, esta galaxia espiral parece contener más regiones H II de formación estelar de lo habitual, indicadas por el resplandor rojizo del gas de hidrógeno atómico. Las gigantescas regiones H II son empoderadas por cúmulos de estrellas calientes y masivas que explotan como brillantes supernovas al final de sus vidas cortas y furiosas. NGC 2403, miembro del grupo de las galaxias M81, se parece mucho a la galaxia del triángulo M33, otra galaxia con numerosas regiones de formación estelar que se encuentra dentro de nuestro grupo local de galaxias. Las brillantes estrellas de aspecto puntiagudo de esta imagen de NGC 2403 se encuentran en primer plano, dentro de nuestra Vía láctea.

Apoya Observatorio

Observatorio lleva más de 23 años (desde 1995) divulgando la ciencia en español traduciendo día a día ininterrumpidamente el servicio de la imagen del día de la NASA. Soportamos más de 15.000 visitas diarías. Al igual que hace la Wikipedia, te pedimos tu colaboración para poder seguir sirviendo esta web cada día. ¡Gracias!

Imagenes relacionadas

Comenta, pregunta, comparte ...

  • garcosa

    Una pomposa porción de universo con inusuales zonas de formación estelar que resplandecen rojizas al gas de hidrógeno atómico, que se sitúa en la constelación de la jirafa, cuyo nombre viene de una mezcla entre un camello y un leopardo.

    NGC 2403, y está al alcance de instrumentos de mediana abertura. Gracias a su cercanía podemos ver a la galaxia relativamente grande en el cielo, con una longitud de unos 20 minutos de arco.

    Se encuentra inclinada unos 15 grados con respecto al plano horizontal, no dejando ver sus brazos de una forma tan clara a como lo haría si estuviera de frente, en cuyo caso el espectáculo sería aún mayor. Dos supernovas han tenido lugar en esta galaxia en el último siglo, una en 1954 y otra 2003. Cuando la observemos tenemos que tener en cuenta que varias estrellas se interponen delante de ella, lo cual ha dado lugar más de una vez a confusiones y “falsas” supernovas, con la consecuente decepción del observador.

    Visualmente, NGC 2403 es perfectamente visible con unos prismáticos 15×70, siendo fácil de encontrar saltando de estrella en estrella a partir de la estrella que marca el hocico de la Osa Mayor, llamada Muscida. También se aprecia en el buscador de 50 mm como una pequeña mancha alargada que pide a gritos mayores aumentos. A 125x la imagen es espectacular, siempre y cuando que la noche sea lo suficientemente oscura y limpia. La galaxia ocupa casi la mitad del ocular, con una forma alargada y un núcleo ovalado muy brillante que contrasta fuertemente con el resto del halo. Algunas estrellas aparecen íntimamente relacionadas con el disco de la galaxia, destacando dos de ellas más brillantes.

    – NGC 2403 en la Jirafa

    Créditos:Martin Pugh

    http://apod.nasa.gov/apod/image/1503/NGC2403-HaLRGBMP.jpg

    – NGC 2403 imagen en falso color en función de T, I y H-alfa exposiciones. Crédito: Søren Larsen Fecha: octubre de 1997.

    http://www.not.iac.es/general/photos/astronomical/extragalactic/n2403.jpg

    – NGC 2403 es una galaxia espiral en el grupo M81 ubicada a 8 millones de años luz de distancia en la constelación Camelopardalis. Salpicada de regiones de formación de estrellas y las estrellas jóvenes que los acompañan, la galaxia se encuentra a unos 50.000 años luz de diámetro. La imagen es una composición de filtros UV de Swift (uvw1, uvm2 y uvw2). Crédito: NASA/Swift/E. Hoversten, PSU

    http://www.swift.psu.edu/swiftapp/gallery/uvot/ngc2403_uvopt.jpg

    – La constelación de la Jirafa. Una constelación casi invisible.

    La Jirafa o Camelopardalis, que se pasea por el cielo como vecina de las nobles Casiopea y Osa Mayor, es una constelación muy desconocida por parte de los aficionados a mirar el cielo nocturno, y ello no es por ser una de las últimas en incorporarse el la bóveda del cielo estrellado, si no por su aparente carencia de vistosidad. Sus estrellas más brillantes casi no se pueden ver a simple vista, si no se miran desde un lugar muy oscuro, aunque esta carencia de estrellas resplandecientes no hace que la Jirafa sea una figura inventada, para rellenar una zona vacía de los cielos del norte, sin ningún interés.

    Ver mas en: http://www.totastronomia.com/2013/11/la-constelacion-de-la-jirafa-una.html

    – Mapa ubicacion Camelopardalis

    http://www.elcielodelmes.com/Constelaciones/Camelopardalis.gif

    – Etimología y el simbolismo de las constelacion de camelopardalis – la jirafa.

    http://www.constellationsofwords.com/images/Camep.jpg

    Fuente: http://www.constellationsofwords.com/Constellations/Camelopardalis.htm

    – El diseño original de la constelación Camelopardalis.

    http://www.nombresuniverso.com/wordpress/wp-content/uploads/2013/06/Camelopardalis-dibujo-verdadero.jpg

    – Los antiguos romanos y griegos pensaban que la jirafa era una mezcla entre un camello y un leopardo.

    De hecho, el nombre científico de jirafas , camelopardalis del Giraffa , proviene de un nombre antiguo para el animal, “camelopard”, que cayó en desuso en el Siglo 19. Los primeros romanos describe al animal como “una criatura que combina, aunque con infinitamente más gracia, sin embargo, algunos de la altura e incluso las proporciones de un camello, con la piel manchada del leopardo”

    De habla inglesa han hace relativamente poco caído el nombre “camelopard” a favor de la “jirafa”, que es más similar al nombre original en árabe “zarafah”. “camelopard” todavía sigue vivo en las estrellas como la constelación ” Camelopardalis “, y en Sudáfrica, donde la palabra afrikaans para la jirafa se “Kameelperd”.

  • garcosa

    Fuera del tema.

    – Reproduciendo el Universo a gran escala.

    19/2/2016 de Leibniz Institute for Astrophysics Potsdam / Monthly Notices of the Royal Astronomical Society

    http://www.aip.de/en/news/science/boss/image

    Diagrama de las observaciones de BOSS DR12 (región superior izquierda) junto con uno de los resultados de las simulaciones (región inferior derecha) de la distribución a gran escala de las galaxias en el Universo. Crédito: F. Kitaura & S. Rodriguez-Torres.

    El proyecto BOSS ha explorado el cielo midiendo los desplazamientos al rojo (redshifts) de más de un millón de galaxias, proporcionando una imagen tridimensional de las fuentes luminosas de nuestro Universo en un intervalo de tiempo de 4500 millones de años. Un equipo internacional de astrónomos ahora ha reproducido la agrupación que se observa en las galaxias, determinando las incertidumbres en las medidas de los parámetros cósmicos a partir de los datos observados generando miles de catálogos de galaxias simulados. Por primera vez se ha conseguido la separación entre pares de galaxias y entre tripletes de galaxias que reproduce las observaciones.

    La distribución de las galaxias a escalas muy grandes contiene información valiosa sobre el origen y el destino del Universo. Para estudiar esto, el proyecto Baryon Oscillation Spectroscopic Survey (BOSS) ha medido la distribución en redshift de galaxias con precisión sin precedentes. Una cuestión importante surge del análisis de los datos proporcionados por estas exploraciones: si el Universo es comparable a un enorme experimento, ¿cómo podemos determinar las incertidumbres en la medida de las cantidades derivadas de su observación?

    Los experimentos comunes pueden repetirse un número arbitrario de veces en el laboratorio, pero el Universo cósmico sólo es reproducible en supercomputadoras. Necesitan tenerse en cuenta las fluctuaciones estadísticas causadas por lo que se llama la varianza cósmica, que tienen su origen en las semillas de las fluctuaciones primordiales. Sin embargo, la reconstrucción de la estructura a gran escala en volúmenes del Universo como el cubierto por BOSS a partir de las fluctuaciones generadas tras el Big Bang hasta la formación de las galaxias observadas después de unos 1400 millones de años de evolución cósmica es una tarea ardua que requiere de millones de horas de supercomputación.

    Francisco Kitaura del Leibniz Institute for Astrophysics Potsdam (AIP) afirma: “Hemos desarrollado las técnicas necesarias para generar miles de catálogos de galaxias simuladas, reproduciendo las propiedades estadísticas de las observaciones”. Chia-Hsun Chuang del AIP explica: “Con esta nueva estrategia ahora somos capaces de acotar de manera fiable los errores de los parámetros cosmológicos que extraemos de los datos”. Las propiedades estadísticas extraídas de los datos y comparadas con los modelos han ayudado a conocer más detalles: “Ahora entendemos mejor la relación entre la distribución de las galaxias y el campo de materia oscura a gran escala subyacente. Continuaremos refinando nuestros métodos para comprender mejor las estructuras que observamos en el Universo”, concluye Kitaura.

    Fuente: http://www.aip.de/en/news/science/boss

  • Sa Ji Tario

    Un trabajo que, sin duda, lleva mucho tiempo, imaginación y cálculos engorrosos, que luego el ordenador se encarga de plasmar ( aunque a algunos no les guste por la “facha” pero yo siempre digo “…si no lo puedo hacer mejor, mejor me callo…”)

  • Pingback: NGC 2403 en Camelopardalis | CATnews()

El 19 de febrero de otros años ...

 Visita el calendario

Lanzamiento del Hitomi
día anterior, jueves, 18 de febrero

  <     <     <       viernes, 19 de febrero       >     >     >  
Donde tu sombra tiene acompañante
día siguiente, sábado, 20 de febrero

Busca en Observatorio

o si tienes suerte ...

Saltar aleatoriamente a una de las 8172 fotos