Síguenos en Twitter y descubre la imagen cada día:

Trazas estelares en Annapurna

por Créditos & Copyright: Wang Jinglei, Jia Hao
«
Trazas estelares en Annapurna
»

En el mito, Atlas sostiene los cielos.

Pero en este paisaje montañero iluminado por la Luna, las cumbres del macizo Annapurna del Himalaya parecen sostener el cielo tal y como se ve desde Ghandruk, Nepal.

De izquierda a derecha los tres principales picos son Annapurna Sur (7.219 metros), Hiunchuli (6.441 metros) y Machapuchare (6.995 metros).

Naturalmente se mueven las montañas, no las estrellas; la rotación de la Tierra sobre su eje provoca las trazas estelares concéntricas grabadas en la fotografía de larga exposición.

Colocado sobre Annapurna Sur, el Polo Norte Celeste se identifica fácilmente como el punto en el centro de todos los arcos de las trazas estelares.

La estrella Polaris, también conocida como la Estrella del Norte, crea el arco muy corto y brillante más cercano al Polo Norte Celeste.


Localiza a Annapurna en el cielo:
Visibilidad de Annapurna
Carta celeste para Annapurna
¿Quieres saber más de Annapurna?
Annapurna en la Wikipedia
Otras fichas de Annapurna en Observatorio
Más multimedia de Annapurna
Fotografías de Annapurna
  • Gutavo

    La clásica foto que ya hemos comentado muchas veces pero que siempre resultan espectaculares. Para recrear la vista.
    .
    Lo que me ha hecho gracia es la parte de la traducción del texto que dice “naturalmente se mueven las montañas, no las estrellas”. Bueno… sí, pero no.
    .
    ¿A estas horas será el mío el primer comentario, o ha habido problemas de acceso a la página? ayer los hubo… ¡y qué mono!.
    .
    Un saludo.

  • kike

    Buenos dias.

    No sé que pasa hoy, las 12 y sin “vender un pescao”; posiblemente se deba a dificultades del servidor.

    Me hace gracia la explicación: “Naturalmente lo que se mueve son las montañas, no la estrellas”; únicamente con ver el impresionamente paisaje de moles rocosas ya se comprende bien a los astrónomos antigüos que pensaban que todo se movía en el cielo y la Tierra permanecía inmóvil; es que es mucho más intuitivo, “Como se van a mover todas esas montañas con lo que pesan”

    No obstante, lo ideal hubiera sido decir que todo se mueve, que en el cosmos no hay nada quieto, y que además con movimientos diferentes y simultáneos la mayoría de las veces; la quietud no es de este universo; quizás existan otros donde todo se encuentre paralizado, inmóvil, inmutable, imperecedero; pero será difícil ya que el movimiento es necesario para la transformación y evolución de todo lo que es, de todo lo que existe.

  • kike

    Vaya Gustavo, pareciera que te he copiado tu comentario….XD

  • http://astronomos.net23.net jemcalama

    Será Gustavo y no Gutavo, ???? Hoy llevo 3 horas intentando entrar en la web.
    Efectivamente, esta es una foto que todo el que tenga trípode y una cámara fotográfica sencilla, puede conseguir modestamente, aunque no tan impresionantemente bella como la de hoy. Claro que cualquiera se va a los Himalayas a sacar esta foto!!!
    O todas las estrellas se han puesto de acuerdo para girar juntas alrededor de la Tierra, o están fijas y la Tierra ha girado en torno a su eje.
    Como dice Kike, si no fuera por la cámara fotográfica, sería un verdadero dilema cuando se está junto a esas inmensas moles.

  • http://astronomos.net23.net jemcalama

    Como la natural modestia puede impedir a Emilio mencionar sus logros propios, aviso que en el siguiente enlace hay un fenomenal artículo, muy bien redactado y mejor documentado, acerca de “Las fuerzas de la naturaleza y los componentes de la materia”.
    Tiene fecha de hoy, 28 de noviembre de 2009.
    http://www.emiliosilveravazquez.com/blog

  • http://astronomos.net23.net jemcalama

    Ya que se menciona a Atlas, recuerdo que era padre de las Hespérides y que se le conocía como Rey de la Atlántida. No comento más al respecto, porque para eso está Odiseo, que es experto en mitología griega.
    Sin embargo, aprovecho la ocasión para dar a conocer un curioso descubrimiento, que si no lo creyera interesante, ni siquiera lo mencionaría. Tal vez el amigo Delonix que está más cerca del altiplano, si le parece bien, podría informarnos algo más al respecto.
    El investigador británico Jim Allen, piloto, geógrafo y cartógrafo, descubrió hace ya más de 7 años en los Andes bolivianos una región que coincide con la descrita por Platón al referirse a la Atlántida.
    El hallazgo en la zona de milenarios cerros rodeados de canales concéntricos, ruinas de edificios megalíticos y piedras multicolores y la presencia del misterioso metal oricalco (que los nativos del lugar llaman “tumbaga”) hace cobrar veracidad a la desafiante hipótesis de Jim Allen, que ubica en este lugar la mítica civilización perdida.
    Ya sé que a la misteriosa Atlántida se la sitúa en más de diez emplazamientos distintos. Pero esta teoría de Jim Allen si no es cierta, al menos está extraordinariamente bien documentada, utilizando las modernas herramientas del Google Maps.
    Conozco a tres mochileros que están preparándose para ir en enero-febrero de 2010 a conocer el sitio.
    Se puede ver un estudio detallado de todo esto en:
    http://www.atlantisbolivia.org/atlantisboliviapart1esp.htm

  • Gustavo

    Je, je, pues es verdad que son muy parecidos. El mío es más corto porque mientras lo escribía pensaba “verás cómo se me adelanta otro, así que epabila Gutavo, epabila Gutavo”.
    .
    Así que hoy, siendo el primero, hago entrada triunfal sin saber escribir mi propio nombre. Lagarto, lagarto. Mejor me mantendré a la retaguardia no sea que mis dedos me jueguen una mala pasada y acabe metiendo la pata ;-)
    .
    Un saludo.

  • http://comcast.com etern

    hola contertulios!!!

    Esta bien todo lo que dicen pero no se olviden de mencionar qué son las luces que se ven en medio de las montañas.

    Ayer, puaf! despues de la tarde ya no pude entrar en la pagina. hice una investigacion y logre ver que un virus estaba bloqueando la entrada de la pagina. cosas que pasan ni modo.

    Sobre la imagen creo que me ha jugado una mala pasada. Ya me confundieron con sus comentarios que no se si realmente es como lo pintan o son mis ojos los que dan vueltas en mis orbitas. Pero algo que desmiente este pensar mio es que las montañas deberian estar girando junto con las estrellas si esto fuera asi. En fin, un saludo y hasta mas tarde.

  • nelson

    Hola a tod@s .
    Hola Jaime:

    Interesante hipótesis. Lo que me sigue rechinando, es que en una época donde recorrer el Mediterráneo era una epopeya, cruzar el Atlántico (recordar que se situaba en este océano, más allá de las “Columnas de Hércules”), atravesar el enorme continente, con sus ríos caudalosos, sus selvas inpenetrables (Amazonas, Mato Grosso, etc.) y los propios Andes, y regresar para traer el chisme, con las “tecnologías disponibles”, se me ocurre que es como ir a Titán y volver para contarlo. Me sigue pareciendo como más razonable que la Atlántida era Tartessos ( mucho más cerquita y también destruída por fenómenos naturales), o una simple ficción literaria.

    Saludos cordiales para tí y para tod@s desde el Sur

  • odiseo

    Buenas.

    Estas fotos, no por repetidas dejan de ser bonitas. Viendo este paisaje no es de extrañar que los antiguos griegos, vieran a los montes occidentales (cordillera del Atlas en el norte de África) como si fuera un gigante que sostenía la bóveda celes con los hombros.
    En la mitología Atlas era hijo del Titan Iapetos y de la oceánida Klimene, lo que maravilla del mito de Atlas, (condenado por Zeus a sostener el cielo sobre sus hombros) es que con semejante tarea tuviese la progenie que tuvo, pues entre otras, era padre de las Hiadas, Pleiades, Hespérides, Hesperos (el lucero vespertino) o sea Venus al atardecer, entre otros, pues solo dejó de sostener el cielo durante un corto periodo de tiempo, el que transcurrió mientras iba a buscar las manzanas de oro del jardín de las Hespérides y Herakles le sustituyó. No me imagino como se las apañaría para engendra tan numerosa descendencia al mismo tiempo que sostenía el cielo, en fin cosas de dioses.

    Saludos a todas y todos.

  • http://www.emiliosilveravazquez.com emilio silvera

    ¡Por fín! Pudimos abrir un Tunel del Tiempo.

    El que sea capaz de llegar a ese puntito central al final del túnel, saldrá por Andrómeda.

    Hemos tenido prohibida la entrada porque estaban tratando de abrir el téunel. Ahora se comprende el retraso.

    Buen fin de semana a todos.

  • kike

    Será que aparte de recoger manzanas, se comió alguna que otra en el camino……;P

  • http://astronomos.net23.net jemcalama

    Sí, lo mismo creo yo. Pero también hay que pensar que, de haber existido, esta civilización pudo haber sido muy anterior a la época de Platón y tal vez la geografía era algo distinta a la de hoy.
    De todos modos, las huellas de civilización descubiertas por Jim Allen es algo extraordinario y que merecería mayor dedicación arqueológica.

  • http://www.emiliosilveravazquez.com emilio silvera

    Como el día es tranquilo y has mencionado Tartessos, ahí te dejo un resumen de lo que dicen…

    LA MÍTICA TIERRA DE TARTESSOS

    LA LEYENDA DE TARTESSOS EN LA ANTIGÜEDAD

    La idea de la tierra occidental de Tartessos aparece en uno de los mitos helénicos más extendidos. El geógrafo Estrabón (escritor romano de la época de Augusto) relata la historia del viaje de Hércules al lejano oeste, donde llevó a cabo su décimo trabajo. En esta región de Tartessos construyó Hércules dos columnas como monumento a su arduo viaje; y en la isla de Eritia, situada en aguas costeras, se le pidió que vigilase el ganado de Gerión (Estrabón 3, 5, 4; 3, 2, 11).

    El mito de Tartessos se consideraba paradigma del avance de la humanidad hacia una forma civilizada de vivir. Hay una historia interesante en el Epitome del historiador romano Justino (que en el siglo IV d.C. resumió la extensa Historiae Philippicae de Pompeyo Trogo). En el bosque de los tartesios, donde abundaba el ganado vacuno, había una vez un rey llamado Gárgoris que fue la primera persona que supo cómo se recogía la miel. Tenía un hijo ilegítimo, llamado Habis, que enseñó a su pueblo (los tartesios) a utilizar el arado; impidió que se convirtieran en esclavos y los dividió en siete tribus (o siete ciudades) (Justino 44, 1, 14).

    El oscurísimo mito de Tartessos fue absorbido por la poesía helénica: por poner un ejemplo sacado de la literatura clásica, « Tartessos era conocida de oídas [ en tiempos de Homero ] como “ la más lejana en el oeste ”, donde, como dice el propio poeta [ Homero ] , cae en el Océano, “ la brillante luz del sol, tendiendo la negra noche sobre la tierra, el que da grano ” » (Estrabón 3, 2, 12). También se refiere a su propia fuente, Estesícoro de Himera (poeta griego de Sicilia que vivió en los tiempos de los viajes helénicos a los mares occidentales) para instaurar la tradición, cuyas raíces son muy profundas, del “reino” de Tartessos; y aquí el mito de Gerión y su ganado en Tartessos se vuelve más pertinente:

    Parece que los antiguos llamaron al río Betis « Tartessos »; y que llamaron a Gades y a la isla contigua « Eritia »; y se supone que esta es la razón por la cual Estesícoro habló de aquel modo del vaquero [pastor de ganado vacuno] de Gerión, a saber, que nació más o menos enfrente de la famosa Eritia, junto a las ilimitadas fuentes con raíces de plata del río Tartessos, en una caverna de un precipicio (Estrabón 3, 2, 11).

    Ahora nos enteramos de que en Tartessos se exhibían grandes cantidades de plata. Sin embargo, si le dejamos que hable, Estrabón nos asegurará que Tartessos estaba situada más allá de un remoto paso en el sur de la Península Ibérica, y nos advertirá que en la Antigüedad no había unanimidad acerca de los límites geográficos de Tartessos. Y tampoco había opiniones no discutidas acerca de su asociación con un río, con una ciudad, o con ambas cosas, cada una de las cuales, según se consideraba, ofrecía una provisión igualmente favorable de buena suerte y prosperidad:

    Dado que el río tenía dos bocas, se dice que en tiempos antiguos se proyectó una ciudad en el territorio intermedio, una ciudad a la que llamaron « Tartessos », por el nombre del río; y al país, que ahora está ocupado por túrdulos, lo llamaron « Tartéside » … A Erastótenes le contradice Artemidoro, que dice que esta es otra afirmación falsa de Erastótenes …y, en realidad, todas las demás afirmaciones que ha hecho confiando en Piteas, debido a las falsas pretensiones de éste ( Estrabón 3, 2, 11 ).

    La tierra de Tartessos se mencionaba en acontecimientos históricos documentados. Herodoto, historiador griego del siglo V a.C., tomó nota de más detalles del reino de Tartessos. Era gobernada por una rey en la época en que los coceos navegaron hasta el Mediterráneo occidental (c. 630-590 a.C.). El siguiente extracto de Herodoto se refiere a la muralla de Focea:

    Cuando [los coceos] llegaron a Tartessos se hicieron amigos del rey de los tartesios, que se llamaba Argantonio; gobernó Tartessos durante ochenta años y vivió ciento veinte. Los coceos se granjearon tanto la amistad de este hombre, que primero éste les instó a irse de Jonia e instalarse en su país donde quisieran; y luego, al ver que no podía persuadirles y enterarse por ellos de que el poderío de los medos iba en aumento, les dio dinero para que con él construyesen una muralla alrededor de su ciudad. Sin escatimar se lo dio; porque el circuito de la muralla mide muchos estadios, y todo esto está hecho con grandes piedras bien ensambladas (Herodoto 1, 163).

    El mito de la rica tierra de Tartessos fue transmitiéndose a lo largo de los siglos. Estrabón recuerda el pasaje en que Herodoto habla de la abundancia en la Península Ibérica. Dice Estrabón:

    Y cabría suponer que fue por su gran prosperidad que la gente de allí recibió el nombre complementario de « Macraeones » [gente de larga vida] y en particular los jefes; y por esto Anacreonte dijo lo siguiente: « Yo, por mi parte, no debería ni desear el cuerno de Amaltea, ni ser el rey de Tartessos durante ciento cincuenta años »; y por esto Herodoto tomó nota incluso del nombre del rey, a quien llamó Argantonio (Estrabón 3, 2. 13-14).

    Las limitaciones de espacio nos impiden presentar otras citas y comentarios sobre Tartessos que se encuentran en la literatura clásica. Los que hemos dado son sólo algunos de los ejemplos más conocidos, los más valiosos para ayudarnos a comprender el concepto de Tartessos en la Antigüedad. Como mínimo, sirven para relatar las características principales de Tartessos. Aparte de estar situada vagamente en el remoto oeste —« la más lejana en el oeste »—, la mítica Tartessos transmitía, de forma abstracta, las siguientes percepciones. Era una región, accesible desde Gades, que asombraba a viajeros y extranjeros debido a su abundancia de metales. Era una tierra ocupada por una raza de gente con una identidad conocida y orígenes reconocibles, y resultó beneficiosa para los extranjeros en lo que se refiere al comercio.

    EVALUACIÓN DE TARTESSOS EN TÉRMINOS ARQUEOLÓGICOS:

    Amalgamar la importancia de los mitos antiguos con datos arqueológicos verificables con el fin de construir una crónica digna de confianza es un objetivo muy convincente, pero representa una tarea difícil que requiere mucho cuidado. El mito de Tartessos es un paradigma de esa forma de erudición histórica. Se ha hecho uso de comentarios que aparecen en los textos antiguos, del análisis meticuloso de hallazgos prehistóricos y de informes procedentes de ambos campos de estudio. Se han hecho esfuerzos intensos por descubrir la verdad sobre Tartessos. Se ha dedicado mucho trabajo a identificar el río Tartessos (por no hablar del emplazamiento de la ciudad de Tartessos), por describir el gran “reino” de Tartessos y por comprender el régimen bajo el cual vivían los tartesios. Dada la naturaleza ambigua de la información que contienen las fuentes antiguas, es comprensible que no sea fácil alcanzar tales objetivos. En una etapa la fascinación que ejercía el mito lo hizo confundir con la realidad: Tartessos, según se ha dicho, «…no fue un mito. Los mercaderes coceos lo verificaron ». El problema no se ha resuelto todavía, pero ahora se le ha dado un tratamiento más pragmático y equilibrado.

    Si hemos de dar crédito del mito erudito de Tartessos, debemos decidir si Tartessos es una ciudad, un río, un reino, un concepto geográfico o todas estas cosas a la vez. En el valle del Bajo Guadalquivir se han identificado más de 300 asentamientos que cronológicamente pueden incluirse en el período tartesio, pero ninguno de ellos reúne condiciones para haber sido emplazamiento real de Tartessos: hasta ahora la búsqueda de la ciudad ha sido infructuosa. Cádiz, que a menudo se confunde con Tartessos en la época romana y que probablemente es la más importante de las ciudades del Mediterráneo occidental del siglo VI a.C., es indiscutiblemente la ciudad fenicia de Occidente. Igualmente difícil es determinar a que río deberíamos llamar Tartessos: algunos lectores de Estrabón escogerían el río Betis (Guadalquivir), mientras que algunos lectores de Avieno (poeta romano del siglo IV d.C. que escribió un largo poema titulado Ora marítima, siguiendo el texto de un antiguo itinerario geográfico datado generalmente en c. 600 a.C.) optarían por el río Tinto, en Huelva. De modo parecido, no es fácil definir un reino de Tartessos, ya sea basándonos en los escritos de los historiadores antiguos o en términos arqueológicos, Es probable que el concepto de un rey de los tartesios esté relacionado con un relato ficticio que era popular entre los filósofos y poetas helenísticos y trataba del origen y la evolución de la raza humana. Si esto es así, entonces Gerión, Gárgoris y Habis son personajes sin ninguna base histórica real. Mantener ganado vacuno, recoger miel y avanzar hacia una forma de vida más civilizada son rasgos de la conducta humana que muchas leyendas tienen en común. Toda pretensión de que Argantonio era descendiente de los antiguos “reyes” también debe tratarse con escepticismo. Por tanto, probablemente es más apropiado usar la expresión « el reino de Tartessos » como concepto geográfico abstracto que puede abarcar un orden social de carácter totalmente distinto del de una monarquía.

    En una etapa de las investigaciones existía la creencia de que Tartessos se ajustaba a una « cultura arqueológica » que demostraba la influencia que los colonizadores orientales ejercieron sobre la población autóctona del sur de la Península Ibérica. El mito de Tartessos se veía entonces, en términos arqueológicos, como el resultado final de un proceso de « contacto cultural ». Podría, pues considerarse que valiosos objetos funerarios (tales como jarros de bronce, peines de marfil y cerámica fina) y joyas espectaculares halladas en depósitos demuestran no sólo la participación de los tartesios en costumbres y rituales orientales, sino también la riqueza de algunos miembros de esta sociedad. Se pensaba que esta opulencia percibida del período tartessico encajaba bien en el mito de Tartessos: dicho de otro modo, podría ser que la aportación decisiva de los colonizadores fenicios diera vida al mito de Tartessos y lo hiciese verosímil.

    Esta explicación resultaba muy justificable y, de hecho, era muy respetada en aquel tiempo. El período tartessico se asoció de manera provisional con el período de influencia oriental en la Península Ibérica. Sin embargo, esta opinión no era del todo concluyente. No guarda una correlación plena con las fuentes escritas, que describen un “reino” con una larga historia autónoma: y tampoco se corresponde con los descubrimientos arqueológicos, que han sacado a la luz un intenso período de habitación en el suroeste de España antes de los primeros vestigios de actividad comercial de los fenicios en Tartessos (c.750 a.C.). La teoría de una Tartessos sometida a una influencia oriental se ha ajustado de acuerdo con ello: ahora se conciben dos fases del período tartessico: la prefenicia y la posfenicia, o la de preorientalización (o protoorientalización) y la de postorientalización.

    En años recientes, se ha quitado gradualmente importancia a los componentes « orientales » del concepto de Tartessos y en su lugar se ha sancionado un concepto local. Ahora se piensa que los tartesios originales eran comunidades que precedieron a los fenicios, y la búsqueda de la auténtica Tartessos se ha centrado en los asentamientos del Bronce Final en la región de Cádiz, la provincia de Huelva y el valle del Bajo Guadalquivir. Como cabía esperar, antes se tenía entendido que los nativos se habían adaptado a las circunstancias nuevas que impusieron los colonizadores. Sin embargo, aunque estos postulados parecían razonables, un examen minucioso reveló sus defectos. La división cronológica entre los tartesios y los anteriores grupos de principios de la Edad del Bronce en el suroeste no es clara. Algunos de los rasgos fundamentales de la antigua (prefenicia) sociedad tartésica no serían desplazados apresuradamente: por ejemplo, en algunas partes de la sociedad es probable que los rituales funerarios y las unidades domésticas no experimentasen ningún cambio durante cierto tiempo. Por desgracia, existe sólo una comprensión rudimentaria de estos problemas pendientes de resolución en el período prefenicio del Bronce Final. Además, la región tartésica es un territorio inmenso y es difícil concebir que fuese unificado por una pauta uniforme de civilización. En teoría, se extiende desde el centro del suroeste de España hasta la llamada « periferia »: las regiones de Extremadura y del valle del Alto Guadalquivir. Los guerreros que aparecen en las estelas bien podrían tomarse por tartesios. Hubo, de hecho, cambios sin precedentes en la región de Tartessos una vez los colonizadores llegaron a ella: un aumento del número de asentamientos; una notable exhibición de artefactos exóticos en las tumbas; un incremento de la producción de minerales; etc. Estos hallazgos han planteado una serie de problemas sociales y económicos: la aceleración del comercio; las consecuencias técnicas, comerciales y sociológicas de la producción de metal: la aparición de una clase dirigente; y otras nuevas cuestiones « tartésicas ».

    EL MITO Y LA REALIDAD DEL BRONCE FINAL

    Afortunadamente, hay cierta veracidad en el mito de Tartessos. Se consideraba que era una región que ofrecía ricos minerales metalíferos, en especial de plata, y se suponía que los tartesios habían creado una fuerte tradición cultural: estas circunstancias se dan en el sur de la Península Ibérica. Los estuarios de los ríos Guadalquivir, Guadiana, Tinto y Odiel cuadran bien con las descripciones que hicieron los geógrafos antiguos (tales como Estrabón y Avieno) de una serie de ríos que pasan por el territorio de Tartessos, Es casi seguro que el renombrado lacus ligustinus guarda correlación con las marismas del estuario del río Guadalquivir. Los numerosos yacimientos que recientemente se han descubierto en esta región, y que se han reconocido como « tartésicos », estarían ubicados cerca de esta masa de agua en la Antigüedad.

    San Bartolomé de Almonte, en la provincia de Huelva, era un asentamiento metalúrgico prefenicio. Los hornos rudimentarios para la combustión de minerales, los vasos perforados que se usan para la copelación y los desechos de ésta que se encontraron en este pequeño pueblo de chozas son testimonio de que los nativos poseían la capacidad de aprovechar las menas de cobre, plata y oro de la región durante el siglo VIII a.C. En otros pueblos parecidos del Bronce Final ( tales como Quebrantahuesos, Chinflón y Niebla ), es probable que las técnicas metalúrgicas se estuvieran perfeccionando desde el Calcolítico. Es muy posible que en las laderas de las colinas de la propia Huelva ya en el siglo XI a.c. encontrase sustento una población dotada de técnicas metalúrgicas. Los minerales se transportaban desde la sierra de Aznalcóllar hasta Almonte, y desde Riotinto, Tharsis y las otras minas hasta los asentamientos metalúrgicos de Huelva. Los fenicios aprovecharían plenamente los recursos locales: se mantendrían ambas rutas, aunque se producirían cambios significativos en la pauta de la habitación. Se fundarían nuevos asentamientos (por ejemplo, Tejada la Vieja) como centros de distribución de mineral; y desaparecerían algunos de los antiguos ( tales como San Bartolomé de Almonte ), mientras otros ( Huelva o Niebla, por ejemplo ) formarían el núcleo de la expansión urbanística. Los minerales metalíferos servirían a los intereses de los explotadores, lo que, como es natural, haría que los tartesios se enriquecieran. Al ver cómo cristaliza una nueva serie de circunstancias económicas como esta, Tartessos ya no es una tierra « remota » en el oeste, y tampoco es un territorio puramente aborigen: de un modo u otro pierde su intrínseca naturaleza mítica.

    Las comunidades del Bronce Final en la región de Tartessos eran consumadas productoras de cerámica bruñida de gran calidad. Platos y cuencos a menudo muestran la característica decoración de líneas en ambos lados. Esta cerámica unifica a las primeras comunidades tartésicas y da a entender que existían niveles de vida parecidos. Otro tipo de cerámica « tartésica » — la cerámica pintada de estilo « Carambolo »— revela la existencia de comunidades que poseían gran habilidad pero seguían viéndose limitadas a una simple economía de subsistencia. Ni siquiera los logros que hemos señalado indican que hubiera individuos ricos en la primitiva sociedad de Tartessos, Las comunidades vivían en chozas redondas construidas con zarzo y adobe, y, al parecer, dependían del cultivo de cosechas y de la ganadería. En comparación con los logros de los primitivos metalúrgicos del sureste, los restos de los metalúrgicos del bronce en el período prefenicio siguen siendo muy limitados. Por esto, el concepto de una Tartessos rica parece mucho más aplicable al período posfenicio, en el que la sociedad mostraba verdaderas señales de riqueza. El mito de una Tartessos opulenta se deriva probablemente de historias sobre sus fértiles tierras y de especulaciones en torno a los ingresos que producían sus minas.

    Incluso he podido leer en alguna parte que, el oro del Templo de Salomón se extrajo en Riotinto…No me extrañaría que, hasta fuera verdad.

    El que no tenga ganas de leer que se lo pase de largo.

  • veronica de ba as

    hola gente !!!!!!!!! como estan ? espero que bien !!
    que magnifica foto !!! pero no entiendo por que sale asi la foto ????
    habra alguien que me pueda explicar????

    gracias !

  • http://www.emiliosilveravazquez.com emilio silvera

    Como te refieres a aquellos viajes y viajeros míticos del pasado, aquí te dejo un pasaje de mi Libreta Rumores del saber que, está, precisamente dedica a comentar brevemente esos temas.

    Estamos comentando hechos y sobre personajes que, en distintas épocas y partes del mundo, hicieron posible el avance de nuestros conocimientos, todos y todo contribuyó a ello, cada cosa y cada personaje en su medida, pero todos y todo junto, lo hizo posible. Hoy nosotros, podemos aprender de todo aquello, y podemos saber como llegamos a conseguir los conocimientos que tenemos en muchos aspectos de nuestras experiencias transmitidas por estudiosos de hace muchos siglos.

    Aquellos hombres arriesgaban sus vidas por saber, fueron muchos de los clásicos griegos los pertenecientes a este grupo viajero, y, a pesar del riesgo que ello conllevaba, viajaban a lugares lejanos buscando saber de matemáticas o de astronomía.

    También proliferaban los viajeros guerreros y aventureros. Los mercaderes y comerciantes, por aquellos tiempos, fueron el ejemplo de hombres viajeros audaces que, buscando fortuna eran capaces de llegar hasta el “fin” del mundo (como se solía decir entonces).

    Los griegos había descubierto el Atlántico en el s. VII a.C., cuando dieron el nombre de columnas de Hércules a la que hoy es el estrecho de Gibraltar. Según Hecateo, el mundo era básicamente un plato plano y circular, cuyo centro estaba cerca de Troya o de la actual Estambul, y el mar Mediterráneo era una vía de acceso a un océano que circundaba toda la tierra. A finales del S. VI, en el sur de Italia, un seguidor de Pitágoras propuso la idea de que la tierra era una esfera, una de los diez unidades de ese tipo que giraban alrededor de un fuego ubicado en el centro. Sócrates y Platón aceptaron la perspectiva pitagórica y el primero llegó a decir que la tierra era plana en apariencia debido a su enorme tamaño.

    Los griegos sabían que la tierra firme se extendía desde España hasta la India y había rumores de que incluso más allá.
    El primer viajero del que se tiene noticias es Piteas, que vivió en Massalia (la actual Marsella). Gracias a barqueros que habían recorrido el Ródano y conocido a otros viajeros, los habitantes de Massalia sabían que existía al norte un mar lo suficientemente grande como para contener islas, en las que se producían metales preciosos y una sustancia resinosa de color amarillo oscuro, muy apreciada debido a su belleza, denominada ámbar. Sin embargo, el Ródano no llegaba hasta este mar y nadie sabía en realidad lo lejos que estaba.

    Hacia el año 330 a.C., unos marineros que regresaban tras viajar al Mediterráneo occidental informaron de que, en esta ocasión, las Columnas de Hércules no estaban siendo defendidas. Era la oportunidad que los mercaderes de Messalia habían estado esperando:

    Se escogió a Piteas para realizar este viaje y se le equipó con una embarcación de unos cuarenta metros de largo (más grande de las que emplearía Colón). Bordeando el continente, Piteas finalmente alcanzó el norte de Francia y luego, en medio de la niebla y la lluvia, pasó entre Inglaterra e Irlanda en dirección norte hasta llegar a las Orcadas y a continuación fue más allá de los Shetland y las Feroe y se encontró con una tierra en la que, durante el primer día del verano, el Sol permanecía durante veinticuatro horas por encima del horizonte.

    Piteas denominó a este lugar Tule, y durante siglos Última Tule se consideró el fin del mundo en esta dirección (es posible que se tratara de Islandia, Noruega o incluso algunas de los Shettand o las Faroe). Piteas regresó por Dinamarca y Suecia y descubrió un gran mar interior, el Báltico, donde comenzó su búsqueda del País del Ámbar. En su recorrido, descubrió ríos que fluían de sur a norte (como el Oder y el Vistula) y entendió que a través de ellos las noticias sobre el mar del norte habían llegado al Mediterráneo.

    Cuando regresó a casa, muchos se negaron a creer su historia y luego los cartagineses se hicieron con el control de las Columnas de Hércules, cerrando de nuevo el paso del Atlántico.

    Por otro lado, los griegos sabían que más allá de Persia había un lugar llamado India. Habían escuchado relatos fabulosos sobre un rey tan poderoso que podía usar en la guerra mil elefantes, e historias de hombres con cabezas de perro y de gusanos enormes, capaces de arrastrar un buey o un caballo hasta el río para devorarlos allí.

    El año 331 a.C., Alejandro Magno comenzó la serie de conquistas que lo llevarían más allá de Persia, hasta Afganistán y el río Indo, en el que encontró a los cocodrilos, los gigantescos gusanos de los que hablaban las leyendas.
    Siguió el curso del río hasta llegar al gran océano del que le habían llegado rumores. Era un hecho: la tierra estaba en verdad ordenada por el mar como los antiguos habían dicho.

    Todos los detalles de estos viajes empezaron más tarde a ser reunidos por los estudiosos, especialmente en la famosa biblioteca de Alejandría, donde Eratóstenes (276-196 a.C.), probablemente el primer geógrafo matemático de la historia y uno de los bibliotecarios más destacadazos de la institución, se propuso crear el mapa más preciso del mundo. Igualmente, calculó que la circunferencia de la Tierra tenía algo menos de 40.200km.

    Eratóstenes, que también calculó la cantidad de tierra habitable del planeta según el clima y desarrolló el concepto de latitud, lo que le permitió localizar de forma más precisa ciudades como Alejandría misma, Massalia, Asmán y Meroe, que había sido descubierta río arriba. Más tarde, Hiparlo amplió el trabajo de Eratóstenes, quien hacia 140 a.c., ajustó la circunferencia de la tierra propuesta por su predecesor y trazó líneas de latitud separadas un grado entre y a las que demonio klimata, que es de donde procede nuestra palabra clima.

    El primer gran aventurero del Atlántico, después de Piteas, y el primer explorador cristiano de la historia fue el monje irlandés conocido como san Brandán (o Barandán) el Navegante. Nacido hacia el año 484 cerca de Tralee y ordenado sacerdote en 512, Brandán creció escuchando los relatos de muchos pescadores irlandeses que se habían hecho a la mar y habían regresado con historias sobre unas islas situadas al oeste del país.

    Brandán, según cuentan, era hombre decidido y, en compañía de otros dieciséis monjes, allá por el año 539, partió a la búsqueda de la “Tierra prometida de los Santos” en un viaje de los viajes de proporciones épicas. Fue tal su reputación que, incluso se le atribuyen viajes de otros.

    Viajaban guiados por las estrellas y habiendo prestado atención a la migración de las aves, navegaron hacia el oeste durante cincuenta y dos días, tras lo cual llegaron a una isla y desembarcaron en ella. Allí sólo había un perro para recibirles, pero en cualquier caso, levantaron un refugio y descansaron. Cuando iban a partir de nuevo, apareció un isleño y les ofreció comida. Seguidamente encontraron una isla en la que había rebaños de ovejas blanquísimas y arroyos repletos de peces. Decidieron pasar allí el invierno y fueron acogidos en un monasterio.

    Continuaron el viaje y visitaron otras islas del Atlántico, como por ejemplo la Isla de los hombres fuertes, que estaba cubierta por una alfombra de flores blancas y púrpuras. Los monjes también navegaron alrededor de una enorme columna de cristal que flotaba en el océano y pasaron cerca de una isla de “herreros gigantes” que le arrojaron terrones de escoria al rojo vivo. (Decidieron que ésta era la frontera exterior de infierno). Otra montaña que vieron más al norte, arrojaba fuego y humo al cielo.

    En ningún lugar pudieron hallar la tierra que constituía el objetivo del viaje. Se especuló mucho, pero nadie sabe a ciencia cierta, qué lugares visitaron.

    La historia de los mongoles, escrita por Juan de Plano Carpini, que inició su viaje en la Pascua de 1.245, tuvo un gran éxito y, su viaje y descripción contada en este libro, fue una importante contribución al conocimiento de Oriente.

    El interés por Oriente podía advertirse especialmente en Europa en un punto de Italia, Venecia, cuyos mercaderes se habían mantenido vinculados con los comerciantes árabes y musulmanes, que les proporcionaban artículos procedentes de países situados más al este.

    Esta fue la razón de que los hermanos Polo, Nicolás y Mateo, decidieran abrirse camino en Asia en 1.260. Este primer viaje resultó muy fructífero ya que el líder mongol de la época, el gran kublai kan, estaba muy interesado en Europa, y los hermanos Polo regresaron convertidos en sus embajadores.

    En 1.271, cuando los Venecianos regresaron a Oriente, llevaron consigo a Maroc, hijo de Nicolás, que entonces tenía diecisiete años, al que se convertiría en uno de los viajes más épicos de todos los tiempos.

    Los Polos siguieron la antigua Ruta de la Sed (cincuenta y dos días de viaje) hasta alcanzar kashgar y Yarkand, en los límites de China. Desde allí atravesaron el desierto y llegaron finalmente a kambalu (la actual Beijing) donde se había trasladado la capital del Kan desde Karakorum. La ciudad fascinó a Marco Polo, que la describe como “más grande de lo que la mente puede imaginar… no menos de mil carruajes y caballos de carga entran en ella diariamente cargados con seda cruda; Brocados y sedas de distintos tipos y colores que se fabrican allí en enormes cantidades.”

    Como su padre, Marco era un astuto comerciante, con una profunda sensibilidad para los negocios, y también se convirtió en favorito del kan. Durante quince años le sirvió como embajador de China y el Oriente. De hecho, los Polo sólo regresaron a su ciudad cuando kublai kan y el gobernante de Persia hubieron acordado un contrato de matrimonio en el que se establecía el envió a Occidente de una joven prometida.

    Con el fin de realizar el acuerdo, se preparó una escolta de catorce naves, de la que formaban parte los Polo. Las embarcaciones partieron de Ziton (la actual Amoy). En la costa del Pacífico (el cual, pensaban los Polo, daba la vuelta al mundo hasta alcanzar Europa), pero antes de llegar allí los Polos pasaron por kinsai, la moderna Hangchow, lo que les deparó otra fantástica experiencia:

    La ciudad tenía sesenta kilómetros de circunferencia, contaba con diez grandes mercados y tenía doce mil puentes. “Cada día se comercia en los mercados de Kinsai cuarenta y tres cargas de pimienta, cada una de ciento diez kilos.”

    Marco Polo escuchó hablar de Cipango (Japón) a los marineros del Convoy, quienes le dijeron que quedaba a unos dos mil cuatrocientos kilómetros del continente (en realidad queda a menos de mil kilómetros de Shangai y a unos trescientos veinte de Corea).

    Cuando los Polo finalmente llegaron a casa, sus amigos les recibieron sorprendidos, pues hacía mucho tiempo que pensaban que estaban muertos.

    Marco escribió el relato de sus viajes, La descripción del mundo, pero como al principio nadie creyó en lo que decía, se le apodó, Il Milione debido a los “increíbles cuentos” que narraba (el libro fue dictado a Rustichello de Pisa). Pese a la incredulidad de algunos de sus contemporáneos, los Polo habían llegado a los confines de Asia y habían conocido un nuevo y vasto océano.

    En este pequeño resumen de las aventuras viajeras de Marco Polo, me he saltado la parte más fantástica y me he querido ajustar a los hechos históricos.

    Otro gran viajero de la Edad Media fue el árabe Ibn Battuta, que partió de su casa de Tánger en 1.325 con el objetivo, en primera instancia, de Peregrinar a la Mesa. No obstante, una vez alcanzada su meta, Ibn Battuta decidió ir más lejos.
    l

    Viajó a lo largo de la costa oriental de África y llegó luego a Asia Menor, antes de adentrarse en Asia central en dirección a Afganistán y la India, país en el que fue muy bien recibido (era un cadí), como hombre culto y educado.

    Ibn Battuta vivió durante siete años en la India, y como ya le ocurriera a Marco Polo, se convirtió en embajador del gobernante del país, el Sultán de Deli, en cuyo nombre realizó un viaje a China.

    Durante el camino tuvo muchas aventuras, fue asaltado, robado y abordonado por los bandidos que lo dieron por muerto, pero finalmente consiguió llegar a China en 1.346 o 1.347.

    En los puertos chinos, Ibn Battuta encontró a muchos musulmanes, a los que en ningún sitio sorprendió su llegada. Tras regresar a su hogar, el siguiente viaje que realizó fue a España; luego partió para África Occidental y llegó hasta el río Níger, donde una vez más fue bien acogido, en esta ocasión por musulmanes negros.

    El relato de sus viajes se convirtió en la base de los estudios geográficos, astronómicos y marítimos en los centros de aprendizaje musulmanes de Córdoba y Toledo. Estas tradiciones contribuyeron en forma importante a las ideas que inspiraron los viajes de Colón.

    El horizonte mental de Cristóbal Colón estaba de algún modo determinado, por lo menos en parte, por las experiencias y datos dejados por estos andares viajeros. Por ser muy conocida para nosotros, no haré aquí un resumen de la historia que existe sobre el viaje de Colón que salió buscando una cosa y encontró otra. Él, en realidad (re)descubrió América. Estaba fascinado por Asia y por los pueblos y tesoros exóticos (su libro de la traducción del libro de Marco Polo, realizada a principios del siglo XIV por el fraile dominico Pepino de Bolonia, tenía 366 anotaciones de puño y letra de Colón que, de alguna manera permite reconstruir, en buena medida, el horizonte metal del personaje que, en primer lugar, estaba enfocado hacia los grandes tesoros.

    DE ninguna manera le quiero quitar importancia a lo que hizo. Claro que los peligros y la audacia de la empresa son dignos de elogio. Sin embargo, había que profundizar mucho en la incidencia real de la llegada de Colón a aquellas tierras. Yo preguntaría a los nativos Cultos a ver que dicen.

  • http://astronomos.net23.net jemcalama

    La advertencia final llega un poco tarde, jajaja.
    El comentario es largo, pero muy interesante e instructivo. Toda la confusión existente en lo que se refiere al mundo antiguo, hace apreciar más el decisivo avance cultural que ha tenido la humanidad en las técnicas de la comunicación.
    Siempre habrá individuos e instituciones que se especializarán en contar mentiras, pero ahora es más fácil contrastar informaciones y acercarse a la verdad.
    A propósito, Emilio, felicitaciones por el excelente artículo publicado en tu blog con fecha de hoy.

  • kike

    Pues al leer eso de “El que no tenga ganas de leer que se lo pase de largo”, me he dado cuenta de que me lo he leido de un tirón en un momento (El tiempo es relativo, ya sabes); y eso solo puede ser porque el comentario es interesante y ameno, que los ladrillos no se digieren tan bien…

    Creo firmemente que Argantonio debe estar enterrado muy cerca de donde reside un compatriota suyo, llamado Emilio “El Prolífico”; quien en sus paseos dominicales ha pasado de seguro más de una vez sobre las sepultadas ruinas de la gloriosa Tartessos.

    Solo con ver lo enterado que estás sobre este tema me permite imaginarme que tus pensamientos han volado alto más de una vez cuando contemplas los bellos paisajes de tu querida Huelva.

    Agradecido.

  • http://www.emiliosilveravazquez.com emilio silvera

    Querida amiga, es simplemente la Tierra que, al rotar sobre sí misma, produce esa imagen en la máquina que estática, observa las estrellas para recoger esa imagen que ahora puedes ver.

    Un saludo.

  • veronica de ba as

    gracias emilio ahora quiero profundizar lo que me contaste …otra vez gracias

    ah otra cosa aver si me podes ayudar !!!!

    me podria decir que es eso ..o por lo menos que te parece que es ?? !!!

    http://www.youtube.com/watch?v=COQJh_bdx5g

    porfi si tenes un ratito de tiempo lo mirarias??? !!!!

  • Kimiká

    Pues respecto al tema de la Atlántida, además de Tartessos (muy interesante el resumen de Emilio), hace tiempo que leí otra hipótesis que la sitúa más próxima a Grecia, concretamente en la isla de Thera (actual Santorini) donde una explosión volcánica tuvo lugar en la antiguedad, en la época minoica, y destruyo casi totalmente la isla.

    La verdad que he leído el enlace de Jaime y me han parecido muy notables los hallazgos arqueológicos de esa civilización andina. Lo que también me parece un poco arriesgado es suponer que en la época griega preclásica ya se conocieran lugares tan alejados del Mediterráneo, creo que no hay pruebas concluyentes de viajes hasta allí ni de relaciones comerciales o de otro tipo con civilizacviones americanas…. pero no soy historiadora para poderlo afirmar, así que si algún experto nos lee, pues que nos ilumine.

  • kike

    Pues viendo tu enlace, que parece un claro meteorito que se destruyó en la atmósfera, sale otro sobre un supuesto ovni divisado por un pesquero gallego,que es abatido por cazas militares; la verdad es que parece bastante real….

    http://www.youtube.com/watch?v=n_eAdJ4lYcI&NR=1

  • Kimiká

    A ver Kike, define “TEUNEL” por favor….

    Te informo que mi hija me acaba de llamar y está de excursión en Valldemosa…. ¡me he acordado de tí y de tu preciosa isla!.

    Cariñosos saludos.

  • Kimiká

    Hola a tod@s: Os dejo porque me voy a una observación astronómica organizada por la Asociación Valenciana de Astronomía en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia…., ¡Ya os contaré!

    Cariñosos saludos.

  • nelson

    Gracias Emilio.
    Intuía que “alguien” iba a morder el anzuelo. Y también que no le importaría, más bien disfrutaría con ello. Y me quedé corto. Gracias otra vez.
    Saludos.

  • nelson

    Quedamos a la espera entonces, a ver si algún nativo culto recoge el guante.

    Más saludos.

  • http://www.emiliosilveravazquez.com emilio silvera

    Mirando la imagen de arriba y las trazas brillantes dejadas por las estrellas observadas por una cámara fija mientras la Tierra sigue girando, pienso en lo importante que es la luz para nosotros, y, desde luego, sabemos que está ahí, somos testigos de su deslumbrante presencia pero, ¿qué sabemos realmente de ella? La verdad es que, ahora, sabemos algunas coas acerca de ella y, nos aprovechamos de muchas de las ventajas que tiene y que hace más confortables nuestras vidas.

    Está claro que, los estudiosos de la época antigua y medieval estaban por completo a oscuras acerca de la naturaleza de la luz. Especulaban sobre que consistía en partículas emitidas por objetos relucientes o tal vez por el mismo ojo. Establecieron el hecho de que la luz viajaba en línea recta, que se reflejaba en un espejo con un ángulo igual a aquel con el que el rayo choca con el espejo, y que un rayo de luz se inclina (se refracta) cuando pasa del aire al cristal, al agua o a cualquier otra sustancia transparente.

    Cuando la luz entra en un cristal, o en alguna sustancia transparente, de una forma oblicua (es decir, en un ángulo respecto de la vertical), siempre se refracta en una dirección que forma un ángulo menor respecto de la vertical. La exacta relación entre el ángulo original y el ángulo reflejado fue elaborada por primera vez en 1.621 por el físico neerlandés Willerbrord Snell. No publicó sus hallazgos y el filósofo francés René Descartes descubrió la ley, independientemente, en 1.637.

    Los primeros experimentos importantes acerca de la naturaleza de la luz fueron llevados a cabo por Isaac Newton en 1.666, al permitir que un rayo de luz entrase en una habitación oscura a través de una grieta e las persianas, cayendo oblicuamente sobre una cara de un prisma de cristal triangular. El rayo se refracta cuando entra en el cristal y se refracta aún más en la misma dirección cuando sale por una segunda cara del prisma. (Las dos refracciones en la misma dirección se originan por que los dos lados del prisma de se encuentran en ángulo en vez de en forma paralela, como sería el caso en una lámina ordinaria de cristal.)

    Newton atrapó el rayo emergente sobre una pantalla blanca para ver el efecto de la refracción reforzada. Descubrió que, en vez de formar una mancha de luz blanca, el rayo se extendía en una gama de colores: rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul, y violeta, en este orden. Newton dedujo de ello que la luz blanca corriente era una mezcla de varias luces que excitaban por separado nuestros ojos para producir las diversas sensaciones de colores. La amplia banda de sus componentes se denominó spectrum (palabra latina que significa “espectro” “fantasma!.Newton llegó a la conclusión de que la luz se componía de diminutas partículas (“corpúsculos”), que viajaban a enormes velocidades.

    Le surgieron y se planteó algunas inquietudes cuestiones. ¿Por qué se refractaban las partículas de luz verde más que los de luz amarilla? ¿Cómo se explicaba que dos rayos de luz se cruzaran sin perturbase mutuamente, es decir, sin que se produjeran colisiones entre partículas?

    En 1.678, el físico neerlandés christian Huyghens (un científico polifacético que había construido el primer reloj de péndulo y realizado importantes trabajos astronómicos) propuso una teoría opuesta: la de que la luz se componía de minúsculas ondas. Y si sus componentes fueran ondas, no sería difícil explicar los diversos difracciones de los diferentes tipos de luz a través de un medio refractante, siempre y cuando se aceptara que la luz se movía más despacio en ese medio refractante que en el aire. La cantidad de refracción variaría con la longitud de las ondas: cuanto más corta fuese tal longitud, tanto mayor sería la refracción. Ello significaba que la luz violeta (la más sensible a este fenómeno) debía de tener una longitud de onda mas corta que la luz azul, ésta, más corta que la verde, y, a su vez, esta más corta que la roja, así sucesivamente.

    Lo que permitía al ojo distinguir los colores eran esas diferencias entre longitudes de onda. Y, como es natural, si la luz estaba integrada por ondas, dos rayos podrían cruzarse sin dificultad alguna. (Las ondas sonoras y las del agua se cruzan continuamente sin perder sus respectivas identidades.)

    Pero la teoría de Huyqhens sobre las ondas tampoco fue muy satisfactoria. No explicaba por qué se movían en línea recta los rayos luminosos; ni por qué proyectaban sobras recortadas; ni aclaraba por qué las ondas luminosas no podían rodear los obstáculos, del mismo modo que pueden hacerlo las ondas sonoras y de agua. Por añadidura, se objetaba que si la luz consistía en ondas, ¿cómo podía viajar por el vacío, ya que cruzaba el espacio desde el Sol y las Estrellas? ¿cuál era esa mecánica ondulatoria?

    Aproximadamente durante un siglo, contendieron entre sí estas teorías. La teoría corpuscular, de Newton, fue, con mucho, la más popular, en parte, porque la respaldó el famoso nombre de su autor. Pero hacia 1.801, un físico y médico ingles, de nombre Thomas Young, llevó a cabo un experimento que arrastró la opinión pública al campo opuesto. Proyectó un fino rayo luminoso sobre una pantalla, haciéndolo pasar antes por dos orificios casi juntos. Si la luz estuviera compuesta por partículas, cuando los dos rayos emergieran de ambos orificios, formarían presuntamente en la pantalla una región más luminosa donde se superpusieran, y regiones menos brillantes, donde no se diera tal superposición. Pero no fue esto lo que descubrió Young. La pantalla mostró una serie de bandas luminosas, separadas entre sí por bandas oscuras. Pareció incluso que, en esos intervalos de sombra, la luz de ambos rayos contribuía a intensificar la oscuridad.

    Sería fácil explicarlo mediante la teoría ondulatoria. La banda luminosa representaba el refuerzo presado por las ondas de un rayo a las ondas del otro. Dicho de otra manera: Entraba “en fase” dos trenes de ondas, es decir, ambos nodos, al unirse, se fortalecían el uno al otro. Por otra parte, las bandas oscuras representaban puntos en que las ondas estaban “desfasadas” porque el vientre de una neutralizaba el nodo de la otra. En vez de aunar sus fuerzas, las ondas se interferían mutuamente, reduciendo la energía luminosa neta a las proximidades del punto cero.

    Considerando la anchura de las bandas y la distancia entre los dos edificios por los que surgen ambos rayos, se pudo calcular la longitud de las ondas luminosas, por ejemplo, de la luz roja a la violeta o los colores intermedios. Las longitudes de onda resultaron ser muy pequeñas. Así, la de la luz roja era de unos 0’000075 cm. (Hoy se expresan las longitudes de las ondas luminosas mediante una unidad muy práctica ideada por Angströn. Esta unidad, denominada, en honor a su autor Ángstrom (Å), es la cienmillonésima parte de un centímetro. Así, pues, la longitud de onda de la luz roja equivale más o menos a 7.500 Á, y la de la luz violeta, a 3.900 Å, mientras que las de colores visibles en el espectro oscilan entre ambas cifras.)

    La cortedad de estas ondas es muy importante. La razón de que las ondas luminosas se desplacen en línea recta y proyecten sombras recortadas se debe a que todas son incomparablemente más pequeñas que cualquier objeto; pueden contornear un obstáculo sólo si éste no es mucho mayor que la longitud de onda. Hasta las bacterias, por ejemplo, tienen un volumen muy superior de una onda luminosa y, por tanto, la luz puede definir claramente sus contornos bajo el microscopio. Sólo los objetos cuyas dimensiones se asemejan a la longitud de la onda luminosa (por ejemplo, los virus y otras partículas submicroscópicas) son lo suficientemente pequeños como para que puedan ser contorneados por las ondas luminosas.

    Un físico francés, Augustin-Jean Fresnel, fue quien demostró por vez primera, en 1.818, que si un objeto es lo suficientemente pequeño, la onda luminosa lo contorneará sin dificultad. En tal caso, la luz determina el llamado fenómeno de “difracción”. Por ejemplo, las finísimas líneas paralelas de una “reja de disfracción” actúan como una serie de minúsculos obtáculos, que se refuerzan entre si. Puesto que la magnitud de la difracción va asociada a la longitud de onda, se produce el espectro. A la inversa, se puede calcular la longitud de onda midiendo la difracción de cualquier color o porción del espectro, así como la separación de las marcas sobre el cristal.

    Fraunhofer exploró dicha reja de difracción con objeto de averiguar sus finalidades prácticas, progreso que suele olvidarse, pues queda eclipsado por su descubrimiento más famoso: los rayos espectrales. El físico americano Henry Augustus Rowlane ideó la reja cóncava y desarrolló técnicas para regularlas de acuerdo con 20.000 líneas por pulgada. Ello hizo posible la sustitución del prisma por el espectroscopio.

    Ante tales hallazgos experimentales, más el desarrollo metódico y matemático del movimiento ondulatorio, debido a Fresnel, pareció que la teoría ondulatoria de la luz había arraigado definitivamente, desplazando y relegando para siempre a la teoría corpuscular.

    No sólo se aceptó las existencias de ondas luminosas, sino que también se midió su longitud con una precisión cada vez mayor. Hacia 1.827, el físico francés Jacques Babinet sugirió que se empleara la longitud de onda luminosa (una cantidad física inalterable) como unidad para medir tales longitudes, en vez de las muy diversas unidades ideadas y empleadas por el hombre. Sin embargo, tal sugerencia no se llevó a la práctica hasta 1.880 cuando el físico germano-americano Albert Abraham Michelson inventó un instrumento, denominado “interferómetro”, que podía medir las longitudes de ondas luminosas con una exactitud sin precedentes. En 1.893, Michelson midió la onda de la raya roja en el espectro del cadmio y determinó que su longitud era de 1/1.553.164 m.

    Pero la incertidumbre reapareció al descubrirse que los elementos estaban compuestos por isótopos diferentes, cada uno de los cuáles aportaba una raya cuya longitud de onda difería ligeramente de las restantes. En la década de 1.930 se midieron las rayas del criptón 86. Como quiera que este isótopo fuera gaseoso, se podía abordar con bajas temperaturas, para frenar el movimiento atómico y reducir el consecutivo engrosamiento de la raya.

    En 1.960, el Comité Internacional de Pesos y Medidas adoptó la raya del criptón 86 como unidad fundamental de longitud. Entonces se restableció la longitud de metro como 1.650.763’73 veces la longitud de onda de dicha raya espectral. Ello aumento mil veces la precisión de las medidas de longitud. Hasta entonces se había medido el antiguo metro patrón con un margen de error equivalente a una millonésima, mientras que en lo sucesivo se pudo medir la longitud de onda con un margen de error equivalente a una milmillonésima.

    Ahora, después de todo esto, sabemos algo más sobre la luz.

  • http://www.emiliosilveravazquez.com emilio silvera

    Hemos dado un repaso a algunos aspectos de lo que es la luz pero, ¿Y su velocidad? ¡Veámoslo!

    Está claro que, la luz se desplaza a enormes velocidades. Si pulsamos el interruptor de apagado de la lámpara de nuestro salón, todo queda a oscuras de manera instantánea.

    La velocidad del sonido es más lenta, por ejemplo, si vemos a un leñador que está cortando leña en un lugar alejado de nosotros, sólo oiremos los golpes momentos después de que caiga el hacha. Así, pues, el sonido tarda cierto tiempo en llegar a nuestros oídos. En realidad es fácil medir la velocidad de su desplazamiento: unos 1.206 km/h en el aire y a nivel del mar.

    Galileo fue el primero en intentar medir la velocidad de la luz. Se colocó en lo alto de una colina, mientras que su ayudante, se situaba en otro lugar alto de la colina vecina; luego sacó una linterna encendida: tan pronto como su ayudante vió la luz, hizo una señal con otra linterna. Galileo repitió el experimento a distancias cada vez mayores, suponiendo que el tiempo requerido por su ayudante para responder mantendría una uniformidad constante, por lo cual, el intervalo entre la señal de su propia linterna y la de su ayudante representaría el tiempo empleado por la luz para recorrer cada distancia. Aunque la idea era lógica, la luz viajaba demasiado aprisa como para que Galileo pudiera percibir las sutiles diferencias con un método tan rudimentario.

    En 1.676, el astrónomo danés Olau Roemer logró cronometrar la velocidad de la luz a escala de distancias astronómicas. Estudiando los eclipses de Júpiter en sus cuatro grandes satélites, Roemer observó que el intervalo entre eclipses consecutivos era más largo cuando la Tierra se alejaba de Júpiter, y más corto cuado se movía en su órbita hacía dicho astro. Al parecer, la diferencia entre las duraciones del eclipse reflejaba la diferencia de distancias entre la Tierra y Júpiter. Y trataba, pues, de medir la distancia partiendo del tiempo empleado por la luz para trasladarse desde Júpiter hasta la Tierra. Calculando aproximadamente el tamaño de la órbita terrestre y observando la máxima discrepancia en las duraciones del eclipse que, según Roemer, representaba el tiempo que necesitaba la luz para atravesar el eje de al órbita terrestre, dicho astrónomo computó la velocidad de la luz. Su resultado, de 225.000 km/s., parece excelente si se considera que fue el primer intento, y resultó bastante asombroso como para provocar la incredulidad de sus coetáneos.

    Sin embargo, medio siglo después se confirmaron los cálculos de Roemer en un campo totalmente distinto. Allá por 1.728, el astrónomo británico James Bradley descubrió que las estrellas parecían cambiar de posición con los movimientos terrestres; y no por el paralaje, sino porque la traslación terrestre alrededor del Sol era una fracción mensurable (aunque pequeña) de la velocidad de la luz. La analogía empleada usualmente es la de un hombre que camina con el paraguas abierto bajo un temporal. Aun cuando las gotas caigan verticalmente, el hombre debe inclinar hacia delante el paraguas, porque ha de abrirse paso entre las gotas.

    Cuanto más acelere su paso, tanto más deberá inclinar el paraguas. De manera semejante la Tierra avanza entre los ligeros rayos que caen desde las estrellas, y el astrónomo debe inclinar un poco su telescopio y hacerlo en varias direcciones, de acuerdo con los cambios de la trayectoria terrestre (no olvidemos que nuestro planeta Tierra, es como una enorme nave espacial que nos lleva en un viaje eterno, alrededor del Sol, a la velocidad de 30 km/s. + -) Mediante ese desvío aparente de los astros (“aberración de la luz”), Bradley pudo evaluar la velocidad de la luz y calcularla con gran precisión.

    Sus cálculos fueron de 285.000 km/s, bastante más exacto que los de Roemer, pero aún un 5’5% más bajos. Poco a poco, con medios tecnológicos más sofisticados y más conocimientos matemáticos, los científicos fueron obteniendo medidas más exactas aún, conforme se fue perfeccionando la idea original de Galileo y sus sucesores.

    En 1.849, el físico francés Armand-Hippolyte-Louis Fizeau ideó un artificio mediante el cual se proyectaba la luz sobre un espejo situado a 8 km de distancia, que devolvía el reflejo al observador. El tiempo empleado por la luz en su viaje de ida y vuelta no rebasó apenas la 1/20.000 de segundo, por Fizeau logró medirlo colocando una rueda dentada giratoria en la trayectoria del rayo luminoso. Cuando dicha rueda giraba a cierta velocidad, regulada, la luz pasaba entre los dientes y se proyectaba contra el siguiente, al ser devuelta por el espejo; así, Fizeau, colocado tras la rueda, no pudo verla. Entonces se dio más velocidad a la rueda, y el reflejo pasó por la siguiente muesca entre los dientes, sin intercepción alguna. De esa forma, regulando y midiendo la velocidad de la rueda giratoria, Fizeau pudo calcular el tiempo transcurrido y, por consiguiente, la velocidad a que se movía el rayo de luz.

    Un año más tarde, Jean Foucault (quien realizaría poco después su experimento con los péndulos) precisó más estas medidas empleando un espejo giratorio en ve de una rueda dentada. Entonces se midió el tiempo transcurrido desviando ligeramente el ángulo de reflexión mediante el veloz espejo giratorio. Foucault obtuvo un valor de la velocidad de la luz de 300.883 km/s. También, el físico francés utilizó su método para determinar la velocidad de la luz a través de varios líquidos. Averiguó que era notablemente inferior a la alcanzada en el aire. Esto concordaba también con la teoría ondulatoria de Huyghens.

    Michelson fue más preciso aún en sus medidas. Este autor, durante cuarenta años largos, a partir de 1.879, fue aplicando el sistema Fizeau-Foucault cada vez con mayor refinamiento, para medir la velocidad de la luz. Cuando se creyó lo suficientemente informado, proyectó la luz a través de vacío, en vez de hacerlo a través del aire, pues este frena ligeramente su velocidad, y, empleó para ello tuberías de acero cuya longitud era superior a 1’5 km. Según sus medidas, la velocidad de la luz en el vacío era de 299.730 km(seg. (sólo un 0’006% más bajo). Demostraría también que todas las longitudes de ondas luminosas viajan a la misma velocidad en el vacío.

    En 1.972, un equipo de investigadores bajo la dirección de Kenneth M. Eveson efectuó unas mediciones aún más exactas y vio que la velocidad de la luz era de 299.727’74 km/seg. Una vez se conoció la velocidad de la luz con semejante precisión, se hizo posible usar la luz, o por lo menos formas de ella, para medir distancias.

    Aunque para algunos resulte alto tedioso el tema anterior, no he podido resistirme a la tentación de exponerlo, así podrá saber algo más sobre la luz y, habrán conocido a personajes que hicieron posible el que ahora nosotros, la conozcamos mejor.

    Podría continuar, hasta el final de este trabajo, hablando de la luz y sus distintas formas o aplicaciones: ondas de luz a través del espacio, de cómo se transmite la luz en el “vacío”, nos llega a través del espacio desde Galaxias situadas a miles de millones de años luz; las líneas de fuerzas electromagnéticas de Faraday y Maxwell de campos eléctricos y magnéticos cambiantes (todo ello explicado en un simple conjunto de cuatro ecuaciones, que describían casi todos los fenómenos referentes a esta materia electromagnética), o de los enigmas aún por descubrir (aunque predichos).

    En fin, lo cierto es que, la LUZ, es muy importante en nuestras vidas y, no digamos de nuestro amigo el “Fotón” el cuanto de luz de Einstein cuando explicó su fenómeno fotoeléctrico que le valió el Nóbel de Física (y le robaron otros dos por su Relatividad especial y su Relatividad General, ambas, se merecieron un Nóbel cada una dada su importancia y por los conocimientos que regalaron a la Humanidad que, como siempre, no fue, en ese percance, agradecida).

    Hasta mañana amigos.

  • http://www.emiliosilveravazquez.com emilio silvera

    Que te lo pases bien amiga.

  • excalibur

    Hola a todos.

    En vista que los fines de semana hay menos flujo de comentarios, me permito escribir algo un poco extenso, para quienes gusten algunos hechos anécdoticos de la astronomía.

    EL MENSAJERO DE LAS ESTRELLAS

    Frank Drake es un astrónomo norteamericano. Es profesor (hoy creo que ya emérito) de la Universidad californiana de Santa Cruz.

    Frank es único.

    Es creador de la célebre ecuación que lleva su nombre, y que evalúa la posibilidad latente de vida extraterrestre que pueda existir. (curiosos consultar wiki) También es uno de los creadores e impulsores del SETI (Búsqueda de vida extraterrestre).

    Pero Drake no es único por esto.

    Lo es, porque fue el primer ser humano que utilizó un radiotelescopio (Green Bank, West Virginia) para intentar captar alguna señal extraterrestre proveniente de alguna civilización alienígena.

    Es decir, el primero que intentó captar señales de otros mundos, que inequívocamente se interpreten como artificiales. Es lo que se llama un pionero.

    Corría el año 1960 y decidió captar la señal de dos estrellas parecidas al Sol: Tau Ceti, en Cetus a 12 años luz, y Epsilon Eridani, en el Erídano (10,5 años luz). Lo denominó “Proyecto Ozma”, obviamente en alusión a la película y por considerar que “el destino era muy lejano, difícil de alcanzar y poblado de criaturas exóticas” según sus propias palabras. Casi suena a la frase de Star Wars “en una galaxia muy, muy lejana” que G. Lucas utilizó, 17 años después en su célebre película.

    Frank arriesgó mucho al hacerlo. Su reputación de científico, futuras cátedras, y ni dudarlo, buenas salidas laborales. (si, en ciencia, como en cualquier otro trabajo, también existen los buenos trabajos y los no tanto)

    La época en que lo hizo estaba atiborrada de películas, revistas, libros de ciencia ficción en las cuales los alienígenas siempre eran malos, eran feos, y querían comernos (…..). Ningún científico serio pensaría siquiera en considerar abiertamente en un foro científico la vida extraterrestre y menos……tratar de comunicarse con ellos.

    Aunque justo es reconocer que la idea no fue únicamente suya. Giuseppe Cocconi y Philip Morrison, unos chicos de la Universidad de Cornell, la misma donde después Carl Sagan sería catedrático, propusieron en una revista meses antes, la eventual posibilidad de hacerlo.

    Frank al leerlo, no salía de su asombro, no era el único científico que pensaba igual, había dos más, y el artículo no estaba escrito en ningún pasquín, estaba en NATURE !!, una revista científica muy prestigiosa de USA.

    Cocconi se arrepintió después, quizás por haber considerado el hecho como demasiado revolucionario, pero lo cierto es que nunca más volvió al campo de la exobiología, a pesar de que fue invitado varias veces. Siempre se excusó diciendo que no estaba actualizado en el tema, por lo que sus opiniones no serían muy válidas. Una excusa pobrísima. Tomó sus cosas y se fue al CERN.

    Demás está decir que el Proyecto Seti jamás recibió señal alguna de Tau Ceti ni de Epsilon Eridani (salvo algunas muy ambiguas y que nunca más se repitieron) ni de ningún otro lugar, hasta el día de la fecha. En jerga de radioastrónomos solo se escuchó “ruido”

    Pero como será la señal de ET ?

    Son varios los problemas que afronta una escucha así, la cantidad de canales, las frecuencias a escuchar, el análisis de la señales, la forma en que ET haría notar el carácter artificial de su señal, etc. Quizás lo que consideramos ruido sea una señal, o la frecuencia sea la equivocada, o llegamos demasiado tarde, o demasiado temprano.

    O quizás la más perturbadora de todas; que simplemente que no haya nadie allí afuera, nadie más.

    En Contacto (una película que en mi opinión no refleja ni el 40 % de la riqueza del libro, empezando por la actriz elegida para el papel de Ellie Arroway y el pastor que tenía aires de galán antes que de una persona de fé), surgen los números primos como señal inconfundible. Pero es dudoso que en el mundo real lo sea, pues los números primos son producto del sistema decimal, y esto es porque tenemos 10 dedos (….). El sistema hexadecimal tendrá los suyos, así como el octal, etc. (si algún matemático lee esto y si me equivoco ruego me corrija)

    Quizás una señal inequívoca sería transmitir el peso atómico de los primeros 5 elementos de la tabla periódica, en una señal repetitiva (o los 10 primeros)

    Tal vez algún miembro de la tripulación de Observatorio pueda dar alguna idea.

    Lo cierto es que la cuestión todavía continúa sujeta a debate.

    Tal vez el silencio sea porque somos la única entidad biológica con capacidad de transmisión radial interestelar (no digo inteligente por razones obvias) en toda la galaxia, algo muy difícil, pero no imposible.

    Pero esto no amilanó a Drake.

    En 1974, Frank se convirtió de nuevo en un pionero.

    Utilizó la antena de Arecibo (Puerto Rico) para enviar el un mensaje dirigido a otros mundos. La antena es tan grande que se encuentra emplazada en un valle natural y mide 305 metros de diámetro. El destino fue el cúmulo de Hércules, pero claro, este se encuentra un poco más lejos, 25.000 años luz, o sea, la respuesta la recibiremos, alrededor de año 52.000 D.C.

    El mensaje terrícola incluía un mensaje en codigo binario (1679 bits, muchísimo menos que el tamaño de una canción normal en formato mp3 !!!) en el que se incluían ciertos datos, que, supuestamente, una cultura avanzada la podría descifrar.

    No esperaremos sentados la respuesta, pero es un manuscrito metido dentro de una botella arrojada a un océano de tamaño inconcebible. Para hacernos una idea, la señal que envió Drake en 1960 a Epsilon Eridani tadaría 10,5 años en llegar. La New Horizons, suponiendo que viaje hacia ese destino, y que viaja a más de 76.000 km/hora, tardaría 150.000 años en llegar. Más de 14.000 veces más lento !!!!!

    Así las cosas, el SETI, sigue siendo el sistema más económico hasta hoy, para la búsqueda de vida en el espacio exterior. Obviamente, vida inteligente y capaz de enviar señales al espacio. Descartado el sistema solar, el SETI, con Drake como director, continúa su búsqueda, escuchando los ruidos que se generan en el espacio profundo. Sólo que hoy, ciento y miles de personas lo ayudan, tanto a través del Very Large Array de Nuevo México, el complejo de radiotelescopios más grande del mundo, como las PC de los miles de fanáticos que tiene el SETI en todo el mundo.

    Nada mal para alguien que con un inmenso temor preguntó a Otto Struve, uno de los astrónomos más grandes del siglo XX y su jefe en Green Bank, la posibilidad de utilizar por unas cuantas horas, el radiotelescopio del observatorio, para escuchar el mensaje de las estrellas.

    El tiempo dirá si tuvo razón, aunque hasta ahora, la “Paradoja Fermi” parece imponerse.

    Desde Paraguay, un gran saludo a todo el clan.

    excalibur

  • kike

    “Teunel”

    Tunel construido exprofeso para evitar las dolorosas separaciones entre los enamorados que residen en laderas diferentes de un monte(Algunas veces, para aprovechar, construyen una carretera al lado)

    Por cierto Kimicá, cuando vino a verme Odiseo fuimos a Valldemosa, con la pena de que llegamos de noche y se perdió las famosas vistas.

    Saludos y recuerdos a tu hija.

  • http://astronomos.net23.net jemcalama

    Hace muchos años, cuando las cámaras fotográficas trabajaban con películas de 35 mm, se montaba la máquina en un trípode. Luego se manipulaban los controles para que el diafragma de la lente permaneciera abierto durante 4 horas, por ejemplo. Se enfocaba la máquina hacia el polo sur celeste (yo estaba en Chile), se disparaba el obturador y …… a esperar.
    Al revelar la foto, se obtenía algo parecido a la imagen de hoy. Sin los magníficos Himalayas, por supuesto.

  • http://astronomos.net23.net jemcalama

    Se corresponden los saludos al amigo paraguayo.
    Interesante e instructiva la breve reseña acerca de Drake y el SETI. La he leído de un tirón y me ha sido muy provechosa.
    Quiero aportar el enlace a un VIDEO que está en inglés muy bien modulado, de 11 minutos de duración, titulado “SETI y el Universo infinito”.
    http://video.google.es/videoplay?docid=1529535610789671031&ei=7xvFSa2fMsWN-Abi8_DcAQ&q=SETI&hl=es#

    Si alguien no tiene tiempo para dedicarle a este video o rehúye del inglés, recomiendo otro video de Youtube, de sólo 2 minutos, en donde se describen sucintamente las actividades del SETI, por ejemplo, la búsqueda de vida inteligente en la Tierra (los delfines especialmente) aplicando técnicas modernas de comunicación.
    http://www.youtube.com/watch?v=lLABRuDLuAo&hl=es

  • veronica de bs as

    gracias gente por hoy eso es todo…que pasen un buen fin de semana
    les dejo mi msn por si alguien me tiene paciencia y se banca mis preguntas !!! jejeje
    facu_luka2005@hotmail.com
    hasta mañana

  • Alfonso

    Muy interesante los comentarios de hoy, por ser Sábado, y el refranero
    que a veces se contradice (Las menos) dice que:” Sábado sabadete,
    camisa blanca y p……”.

    Ya los antiguos egipcios nos avisaban (sobre todo, los pudientes) en los
    festines que celebraban, cuándo terminaban de comer,una persona hacía
    circular por la estancia,en un féretro, un cadáver (momia) de madera,
    pintado y tallado en una imitación perfecta, y que medía entre 45 y 90 cms.
    (incluido el féretro), y al tiempo que lo mostraba a cada uno de los comensales,
    decía:”Míralo y luego bebe y diviértete,pués cuándo mueras serás como él”.

    “La canción del Arpista”, perteneciente a la XI dinastía (hacia el 2125 a.C.),
    anticipaba ese pensamiento anterior,de la siguiente manera:”Los lamentos,
    no libran del otro mundo al corazón del hombre…. Festeja y no te afanes.
    Ten presente que no le es dado al hombre llevarse lo suyo.Ten presente que
    ninguno de los que se van regresa”.

    Dos mil años después,el poeta Horacio con su famosa expresión del “Carpe Diem”,
    de su oda “Ne quaesieris”,que de manera similar a los egipcios nos formula el
    “ideario” (si se puede llamarse así),del vivir y disfrutar de cada día sin confiar
    en las incertidumbres del mañana.

    En resumen,casi otros dos mil años después alguien dijo:”Disfruta come y bebe,
    que la vida es breve”.

    Y yo emulando a un lejano escritor (que no recuerdo) digo que,el hombre es
    el único animal que come sin tener hambre, bebe sin tener sed y habla
    sin tener nada que decir.

    Felíz fín de semana y hagan caso a los antiguos egipcios,a Horacio al refranero
    y a mí.

  • http://qfwfqestuvoalli.wordpress.com/ jipifeliz

    Salud!!!!!!!!!!!!!!!

    Interesante jornada que parece va direccionada en asuntos “extraterrestres”, como es habitual en este lugar.

    Como decía el cantante de gafitas, sajón, “Imagine”, pero imagine cosas divertidas e interesantes, como por ejemplo, utilizar los propios recursos inutilizados para sumar argumentos en el asunto de la fascinación por lo cósmico.

    Imaginen poder trabajar junto al señor Drake y sus proyectos, tener acceso a las investigaciones que buscan señales alienígenas con la tecnología del momento (hace unos meses, una donación millonaria ha logrado aumento en la disposición de radiotelescopios y recursos para mantener el proyecto SETI), que desde nuestro propio escritorio podemos arrimar el hombro en la búsqueda de alguna señal alienígena.

    Imaginen que tenemos un centro de investigación internacional, que éste fabrica una red digital llamada Internet que todos usamos, que esta misma entidad bien conocida, inventa un sistema de “ordenadores en red” que permiten el uso de los recursos del ordenador propio cuando está en descanso, para procesar los datos tremendos salidos del mismo centro de investigación, si alguien solo conoce al CERN por los libritos de Dan Brown, sepa que sirve para alguna cosa más.

    Imaginen que hay multitud de organizaciones tratando de descifrar moléculas para combatir el cáncer, esas organizaciones fianaciadas por exenfermos y ricachones investigan, pero es por todos sabido que la información cada día es mayor y el “procesado” de todos los datos existentes resulta excesivamente grande para la tecnología actual, con lo que los resultados de posibles investigaciones que ofrezcan curación a enfermedades conocidas o rarísimas, se ralentizan, pero………..

    Imaginen que se les ofrece la posibilidad de ayudar, nadie les pide dineros, nadie les pide parte de su precioso tiempo, nadie les pide préstamos ni de materiales ni posibilidades, tan solo se les ofrece la posibilidad de arrimar el hombro en proyectos de gran interés social y científico, cuando no tecnológico y sanitario, con el simple acto de perder 300 segundos de su tiempo, tienen la posibilidad de ofrecer el exceso de memoria digital de sus ordendores en el tiempo que no los utilicen, sin coste ni esfuerzo alguno, para destino tremendamente interesante para la humanidad.

    Existen muchos proyectos de investigación científica en el escaparate tecnológico, aquí en Observatorio@home existen desde la búsqueda de señales extraterrestres, apoyo al procesado de material del CERN o en la búsqueda de ondas gravitacionales con el proyecto Einstein, entre otros, desde hace meses, y pese a ser lugar en donde se nos llena la boca de “amor” y “pasión” por la ciencia y el devenir de la humanidad, no superamos el número de 8 en el más amplio proyecto, digamos que, por la boca muere el pez, o estamos un poco alelaos y por pereza ni miramos que diantres significa eso de “ayudar en la terraformación del planeta”, o al menos, al intento de hacer un poco más humana, la humanidad.

    El asunto es sencillísimo, hasta mi sobrino de 7 años tiene a bien interesarse por el programa y lo controla en sus visitas, con lo que dificultades en su manejo, absolutamente ninguna.

    Se trata de un programa que se instala con extrema sencillez, recordemos que está inventado por quien inventó Internet, hay seguridad en que no es un virus ni un problema para la propia pc.

    NO CAUSA RETRASOS ni problemas en la capacidad de la pc, como tampoco trabaja cuando nosotros simplemente pulsamos un botón para acceder a la pantalla, SOLO TRABAJA cuando nuestra pc está en reposo y se activa el salvapantallas, es entonces cuando la pc trabaja para el CERN o el SETI o donde nos hayamos apuntado, QUE ES GRATIS!!!!!!!!!!!!!

    Resumiendo, pues tenemos un programa que no da problemas, posibilidad de ayudar sin coste ni merma ninguna de recursos propios para llegar antes al mismo destino u ser más potentes investigando, pero resulta que SOMOS 5 U 6 LOS APUNTADOS, el resto de compañeros, o no saben o no contestan, y no me trago que sea dificultoso meterse en Observatorio@home para estudiar el asunto, porque lo dicho, “imaginen” a todas las pcs del planeta trabajando al unísono con armonía sinfónica, probablemente, adelantaríamos unas cuantas décadas el proceso, sea éste, el que sea.

    Imaginen que pueden ayudar a mantener la biblioteca de Alejandría con el esfuerzo de sus pcs, que bonito es quejarse de las pérdidas en el pasado remoto, pero el movimiento se demuestra andando, y aquí en este foro, caminamos 4 gatos, mucho lirili y poco lerele, que bonita en la ciencia y el avance, pero que nadie me pida el menor esfuerzo, y así la cosa no rula, si queremos de veras que las cosas avancen, coño, habrá que pringarse un poquito, no????

    Por favor, hay proyectos que investigan el cambio climático, unanse a los ya instaurados, o comenten de los nuevos que puedan ser incluidos, pero please, apuntense a algún proyecto u a todos, no es de recibo que no regresemos algún pequeño esfuerzo al mundo de la ciencia, que tanto nos brinda, y posiblemente, todo vaya mucho mejor y sobre todo, más veloz, la humanidad y el planeta sobre todo, necesita de nuestra congruencia intelectual y social para un buen desenlace, hay prisas, el tiempo se acaba y todo aquel que no ayude a que la rueda de la humanidad siga girando, al menos, que se sepa un ineficaz y también, un egoista, el desconocimiento no es excusa, si se tiene capacidad para escribir el propio nombre sin faltas de ortografía y se puede acceder a una página como esta, se puede úno apuntar a proyectos de utilidad, todo esto, relatado sin la menor acritud.

    Saluditos

  • Alex Dantart

    Emilio, por favor, en próximas ocasiones pones un enlace a http://www.emiliosilveravazquez.com/blog/2009/08/25/
    Es mucho más cómodo en muchísimos aspectos. Gracias ;)

  • marc victor

    buenas noches,

    muy interesante dia de comentarios.
    gracias a todos.

  • marc victor

    buenas,

    sabes que hay bastante montaje falso en you tube, ademas pienso que no hay que creer todo lo que se ve.

    un saludo.

  • odiseo

    Estimado amigo.

    Ya en otra ocasión y en tu blog, te hice notar que no fueron los griegos los descubridores del Atlántico, en el 1100 a.C. los fenicios habían fundado la colonia de Gadir, antes que los griegos también tuvieron tratos comerciales con Tartesos, los fenicios igualmente se sabe que tenían comercio con las islas Británicas de donde traían estaño. Respecto a esto hay una historia, que dice que yendo un barco cartaginés costeando el litoral portugués se dieron cuenta que les iba siguiendo una nave griega, y entonces frente a las costas lusas hundieron su barco, todo antes de que los griegos dieran con su secreto de obtención de ese metal.

    Los fenicios, mucho antes que los griegos recorrieron el Mediterráneo, estableciendo pequeñas colonias con fines puramente comerciales, también se sabe que en tiempos del faraón Neco II (AÑO 609 a.C) y bajo el patronazgo de este circunnavegaron el continente de Libia (África) partiendo del mar rojo y volviendo por las columnas de Hércules. Después de esta hazaña, convencieron al faraón para hacer un canal que uniera ambos mares, canal que estuvo en funcionamiento hasta la muerte de este faraón, siendo puesto en funcionamiento nuevamente por Ptolomeo II en el siglo III a.C..

    También se dice que llegaron a América 2500 años antes que Colón (aunque sobre esto no hay demasiada certeza). El profesor Cyrus H. Gordon, de la universidad Brandeis, de Boston, opinaba que los melangeons (tribu india de piel blanca, al oeste de Tennessee) descienden (según ellos mismos afirman) de los fenicios.

    Hay mas datos que avalan la primacía en la navegación de aquellos tiempos, a los fenicios, precisamente ese pueblo invento la quilla para la navegación marítima.

    Concluyo pues intentando que un pueblo que tanto hizo por el progreso, no quede relegado al olvido, pues ciertamente tanto griegos como romanos, los denostaron hasta casi hacerlos desaparecer, gracias a la arqueología hoy se conoce algo mejor el devenir de ese pueblo que además invento algo fundamental y seguramente su mayor aportación que, fue la escritura alfabética, incluso los griegos llamaron a su alfabeto “phoinikia grammata” es decir, caracteres fenicios.

    Saludos cordiales.

  • http://astronomos.net23.net jemcalama

    Esto es una buena lección de historia. Había leído algo referente a los fenicios, pero nunca tan detallado y tan sucinto. Siempre se agradece la brevedad en estos comentarios.

  • Gèminis

    Nada mas para constatar que el dia de ayer (viernes p.m. Mèxico), no pude accesar a la pàgina por ningun lado.
    Saludos a todos y que tengan un bonito sàbado y domingo.

  • http://comcast.com Latoso.

    No seas tan latoso Alejandro!!!

    Por esta vez pasala, si sigue con eso entonces !épale Emilio y cualquiera!, Pero por uno solo,,, no seas ingrato alexandrito.

  • Alex Dantart

    Alejandro ? Alexandrito ? Por favor, llámame por mi nombre, gracias …

    Y no es la primera vez que se lo digo :)

  • excalibur

    Hola Jipi

    Ojalá que más de los chicos de Observatorio se unan.

    Sería fantástico poder detectar alguna señal alguna vez.

    Un gran saludo.

    excalibur

  • http://comcast.com Latoso.

    Interesante debate sobre la region de tartesseos. Aqui esta mi granito de arena para hoy.

    Tarsis, ( de una raíz que significa: “hacer añicos) Tarsis fue uno de los cuatro hijos que le nacieron a Javan uno de los setenta cabezas de familia procedentes de las cuales se esparceron por la tierra las naciones. Como en el caso de los demas hijos de Javan, el nombre tarsis, aplicó con el tiempo a un pueblo y a una region, cuyos abitantes se les llamo tartesos.

    Es interesante que una inscripción del emperador asirio Esar-hadón del siglo VII a. E.C. hace alarde de sus victorias sobre Tiro y Egipto, y afirma que le pagaron tributo todos los reyes de las islas desde Chipre “hasta Tarsisi”. (Ancient Near Eastern Texts, edición de J. B. Pritchard, 1974, pág. 290.) Como Chipre está en la parte oriental del Mediterráneo, puede deducirse de esta referencia que Tarsis se encontraba en la parte occidental de dicho mar, por lo que algunos eruditos la identifican con la isla de Cerdeña.

    Como ya se a dicho, la mayor parte de los eruditos relacionan Tarsis con España, basándose en referencias antiguas a un lugar o región de España que los escritores griegos y romanos llamaban Tartesos. Aunque el geógrafo griego Estrabón (del siglo I a. E.C.) emplazaba una ciudad llamada Tartesos en la región del río Guadalquivir, en Andalucía (Geografía, 3, II, 11), parece ser que Tartesos aplica de manera general a toda la parte S. de la península ibérica.

    Asi que, numerosas obras de consulta dan por sentado que los fenicios colonizaron las costas españolas, y se refieren a Tartesos como una de sus colonias. Sin embargo, no parece haber suficiente prueba que respalde esta teoría. Por ello, la Encyclopædia Britannica (1959, vol. 21, pág. 114) dice: “Ni fenicios ni cartagineses dejaron en esa tierra una huella permanente. Sin embargo, los griegos ejercieron en ella una profunda influencia. Las naves de Tiro y Sidón quizás hayan comerciado más allá del estrecho y en Cádiz por lo menos en época tan temprana como el siglo IX a. de J.C.; sin embargo, la arqueología moderna, que ha hallado y excavado ciudades griegas, íberas y romanas, no ha sacado a la luz un solo asentamiento fenicio, ni se han hallado restos fenicios más importantes que algunas baratijas, joyas y otros artículos de trueque. Se desprende, por lo tanto, que, con la posible excepción de Cádiz, los fenicios no construyeron ciudades, sino simples puestos en los que comerciar y donde sus naves pudieran hacer escala”. La historia también muestra que cuando los fenicios y los griegos empezaron a comerciar en España, el lugar ya estaba poblado y los nativos llevaban la plata, el hierro, el estaño y el plomo que iban buscando los comerciantes.

    Por consiguiente, parece haber buena razón para creer que los descendientes de Javán (los jonios) por la línea de Tarsis llegaron hasta la península ibérica, donde constituyeron el grupo étnico más destacado. Esta posible ubicación de Tarsis también armoniza satisfactoriamente con las demás referencias la Biblia da a este lugar.

    El comercio fenicio con Tarsis está corroborado claramente por el registro del tiempo de la nacion de Israel, estado que se encuentra hoy día en palestina, cuando la nación de Israel también empezó a efectuar comercio marítimo. Salomón el rey que gobernaba en ese entonces,tenía una flota de naves en la zona del mar Rojo, parte de cuya tripulación eran marineros expertos que el rey fenicio Hiram de Tiro le había proporcionado, y estaba dedicada especialmente al tráfico con la tierra de Ofir, rica en oro. Después se hace referencia a “una flota de naves de Tarsis” que este rey Salomón tenía en el mar “junto con la flota de naves de Hiram”, y se dice que estas naves hacían viajes cada tres años para importar oro, plata, marfil, monos y pavos reales. Se cree que la expresión “naves de Tarsis” con el transcurso del tiempo representó un tipo de nave, como dice cierto léxico: “Naves grandes, propias para la navegación de altura, adecuadas para hacer el trayecto a Tarsis”. (A Hebrew and English Lexicon of the Old Testament, de Brown, Driver y Briggs, 1980, pág. 1077.) De manera similar, el nombre inglés Indiamen se aplicó originalmente a las grandes naves británicas que participaban en actividades comerciales con la India, pero con el tiempo el término aplicó a todas las naves de ese tipo sin importar su origen o su destino.

    Para que las naves llegasen al mar Mediterráneo, tenían que atravesar por un canal desde el mar Rojo hasta el río Nilo y luego hasta el Mediterráneo, o circunnavegar el continente africano. Aunque hoy resulta completamente imposible determinar los detalles de las rutas de navegación (y los canales) que existían o se utilizaban en el tiempo de este rey Salomón, no es suficiente razón para poner en tela de juicio el registro de sus actividades marítimas. Parece ser que Tarsis fue un importante mercado para la ciudad comercial de Tiro, y quizás el que le proporcionó las mayores riquezas durante parte de su historia. Desde tiempos antiguos, España ha tenido minas para explotar sus ricos depósitos de plata, hierro, estaño y otros metales. Un saludo y buenas noches contertulios.

  • http://comcast.com eternlife

    Correcto Alex y disculpas, pero lo hice con confianza. No vuelve a suceder.

    El sobrenombre “latoso” que utilice fue solo una alegoría a manera de broma, que hasta yo mismo me lo puse. Pero la pague caro pues se me olvido borrar “latoso” que en el comentario antes de este, o sea el No. 46 salio de nuevo. En pocas palabras, me salio el tiro por la culata. Bien merecido me lo tengo. Un saludo.

  • odiseo

    Camaleonico individuo.
    Como de costumbre te introduces por la red y pones lo primero que pillas sin contrastar nada, y lo peor es que puedes confundir a los demás. Los más moderno y estudiosos investigadores del pueblo fenicio, descartan que el Tarsis bíblico esté en la península Ibérica, y solo te voy a argumentar una poderosa razón. Ciertamente los fenicios colaboraban con Salomón, este tenía puertos en el mar rojo, lo que a los fenicios les venía muy bien para comerciar con las ciudades de ese entorno e incluso con algunas del Indico, ¿desde cuando en la península Ibérica había pavos reales?. Los fenicios fueron un pueblo laborioso e inteligente, no se puede decir lo mismo del rey hebreo, que le pidió a Hiran de Tiro que le construyese un templo y decirle, te pagaré lo que pidas, la verdad no parece muy inteligente quien así procede. Si damos por sentado que los fenicios eran bastante inteligentes, sería muy difícil de aceptar que pusieran su flota comercial a disposición de Salomón para comerciar por el Mediterráneo. Hay aún más argumentos que descartan una Tarsis Ibérica, así que cuando quieras hacer comentarios sobre historia, (que no tienes ni idea) no utilices tu libro de siempre, pues mienten más que los políticos modernos.
    Y otra cosa más no pienso responder a ninguna más de tus sandeces, esta es la última vez que lo hago, pero es que no he podido remediar saltar para dejar claro que el pueblo fenicio era mucho más inteligente y laborioso, que ese otro pueblo que escribió (en mala hora) tu libro de fabulas favorito.

  • http://observatorio.info/observatorio-at-home/ jipifeliz

    Salud Excalibur!!!!!!!!!!!!!!

    Ante la dura, la más madura, por lo tanto, como las posibilidades pueden apreciarse en un 50% de cada lado, me quedo con la maravillosa sensación de que sí, lograremos un contacto u comunicado real con especies lejanas, tarde o temprano es algo que sucederá si mantenemos la ilusión y los aparatos necesarios, la empresa lo merece.

    Los humanos resultamos seres que se alimentan de cosas raras, necesitamos de “ilusión” y “esperanza” independientemente de la búsqueda en la que cada individuo se encuentre, los datosy novedades así como los descubrimientos, tan solo son una parte más de nuestra alimentación real, pues también necesitamos de “sentir” hermanamiento con gente lejana, necesitamos alimentarnos de utopías y deseos incomprensibles que bien dirigidos, logran lo que tenemos la mayoría de los visitantes de este lugar, ilusiones compartidas en formato comunicación cercana a seres, cercanos.

    La simple idea de que pueda caber la posibilidad remota de acertar con el proyecto SETI detectando comunicaciones inteligentes, creo basta y sobra para tener la moral bien alta y la dignidad de sentirse humano, tremendamente gorda, se podría pedir más, pero con lo que hay, el pastel resulta suficientemente dulce como para disfrutar la existencia con alegría y satisfacción, amplísima.

    Abrazote gordo, estimado tripulante

  • http://www.emiliosilveravazquez.com emilio silvera

    Interesante día y por su diversidad, muchos habremos aprendido cosas que, de otra manera, no sabríamos.

    Un saludo.

  • http://chaos.adrenos.com/2009/12/02/giras-tu/ nada nunca es nada » giras tú

    [...] Observatorio, [...]

blog comments powered by Disqus